Conocimiento de Jorge De Lima



Era la negra Fulô que llamaba1
de su negro vergel. Eran trompetas,
salmos, carros de fuego, murmullos de
Dios a sus elegidos, eran puras

canciones de lavandera al pie de la
fuente y era ella misma; nostálgicas
emanaciones de infancia y porvenir,
era un ay portugués deshecho en caña.

Era un fluir de esencias y de formas
más allá de la tierra, en torno al hombre.
Invención de amor en tiempo atómico.

Era el consultorio mítico, lunar
(poesía antes de la luz, después de ella),
era Jorge de Lima, eran sus ángeles.



1Alusión al poema "Esa negra Fulô", del poeta Jorge de Lima.