Meditación de mediodía

 

El eterno retorno la nota
muda del horror extinto
por el paisaje diario
río si el arroyo huye de pronto
y vuelve la flor en vuelta de bruma
la costumbre plena coruscante de apariencias
segura apenas transformada
lo justo para que la novedad
no asome su cara fúnebre de visitante ingrato
bajo el cielo alternativamente azul o blanco
entre los árboles de cobalto en la mañana
morados en la tarde roja
Por la ventana abierta
el aire el puro aire gesticulante
sobre el mar de metales ardientes
la frescura metafísica del murmullo
muriendo y renaciendo
a cada pulsación de tu recuerdo
oh amor
el conocido el invariable el cotidiano
que vienes a enlazarme como si jamás
pudieras departirte de mi lado
como si toda la sombra
no fuera tus alas inmensas de puntas de fuego
como si lloviera otra cosa que el eco de tu nombre
como si la mañana no fuera tu aliento
y la tarde no fuera la imagen
de la noche cromática cegada por tus fuegos.

 

México, 24-II-47