Cartero cheval

 

Nosotros los pájaros que encantas siempre desde lo alto de
esos belvederes
Y que cada noche no formamos más que una rama florecida
de tus hombros a los brazos de tu carretilla bienamada

Que nos desprendemos más vivos que centellas de tu
muñeca
Somos los suspiros de la estatua de cristal que se incorpora
cuando el hombre duerme
Y brechas brillantes se abren en su lecho
Brechas por las que pueden percibirse ciervos de cuernos de
coral en un claro del bosque
Y mujeres desnudas en lo profundo de una mina
Recuerdas te levantabas entonces descendías del tren
Sin una mirada para la locomotora presa de inmensas raíces
barométricas
Que se queja en la selva virgen con todas sus calderas
doloridas
Sus chimeneas con humo de jacintos y movida por serpientes
azules
Te precedíamos entonces nosotros las plantas sujetas a
metamorfosis
Que cada noche hacíamos signos que el hombre puede
sorprender
Mientras su casa se desploma y se sorprende ante los
engranajes singulares
Que busca su lecho con el corredor y la escalera
La escalera se ramifica indefinidamente

Conduce a una puerta de haces de heno se abre de pronto
sobre una plaza pública
Hecha de dorsos de cisnes una ala abierta para el pasamano
Gira sobre sí misma como si fuera a morderse
Pero se contenta con abrir bajo nuestros pasos todos sus
escalones como gavetas
Gavetas de pan gavetas de vino gavetas de jabón gavetas
de espigas gavetas de escaleras
Gavetas de carne con empuñadura de cabellos
A la hora precisa en que millares de patos de Vaucanson se
alisan las plumas
Sin volverte tomabas la llana con que se hacen los senos
Te sonreíamos nos enlazabas por el talle
Y tomábamos las actitudes según tu placer
Inmóviles para siempre bajo nuestros párpados tal como la
mujer gusta de ver el hombre
Después de haber hecho el amor

André Breton