Utopías contemporáneas

 

el otro día en una fiesta
hablé con una chica llamada Desirée (hazme favor)

su renombre produjo ecos
románticos
históricos
hasta platónicos

resultó que trabaja programando una computadora
y así como otras gentes sueñan a colores
ella cada noche sueña
en un lenguaje de computadora
compuesto de
flechas que son órdenes
inflexibles
lógicas

me resulta imposible confesó
desenvolverme en una relación humana

todo lo reduzco a signos a flechas a órdenes

de noche
tengo pesadillas
en que formo parte de una computadora enorme
hasta que llega la hora
de levantarme para ir a trabajar