Favilas

Silencio en torno.
Penumbra de plomo.
Las ranas y un tema monótono
Quieto.
Mudo.
Sordo
—salvo para el "arioso"
sapesco—.
Sordo.
Solo.
¿Qué se hicieron los vagos anhelos innocuos?
¿Mi fuga?
¿Mi evasión?
¿Mis periplos jasóneos?
¿Qué se hicieron los cálidos vinos de la Aventura, y los
tesoros
de mis noches estremecidas en el selvoso asilo bolombólico?
"Anclado.
Al pairo.
En mi sitio."
Dijo El Otro.