Favilas

Nació en el Viento y se finó, ¡radiosa
canción maravillosa!

Nació en el Viento y se finó en el. Viento:

—briznas de luz, cernidas por irisar las alas
intangibles de fina mariposa...

Nació en el Viento y se finó en el Viento:

—briznas de oro, efímero perfume,
vagarosos acordes...

¡y saturó la estancia con el tufo violento
del mar en la tormenta y con el tibio aliento
de la etérea Ulalume...!