Léopold Sédar Senghor



Selección, nota
y traducción de
Miguel Ángel
Flores



VERSIÓN PDF

Nota introductoria

 

Los años treinta son el momento central en la vida de Léopold Sédar Senghor. En esos años, el poeta reside en París, ciudad que vive una intensa fermentación artística. André Bretón, Blaise Cendrars y Pablo Picasso se habían interesado en el arte negro, siguiendo el ejemplo de Apollinaire. El jazz se incorporaba al gusto de una época y se alababa al mismo tiempo el talento de los negros para la música. Los años treinta son también la década bárbara. El ascenso del fascismo y el temor paralizante de la burguesía dominan la escena política.

África es el depósito secular de materias primas y mano de obra, asiento de una población vejada, sin identidad cultural según las metrópolis. Senghor se da a la tarea de rescatar y afirmar esa identidad. En su búsqueda por afirmar una tradición que había sido sepultada por la arrogante presencia del colonizador funda un movimiento llamado negritud. En esta empresa lo acompaña el poeta de la Martinica Aimé Césaire con quien habría de compartir credos estéticos y, en algún momento, políticos. Juntos publican la revista L'Etudiant Noir (El estudiante negro) en el año de 1934; en ella exponen los principios de la negritud. El significado original de este término era una definición de las cualidades de los negros sin importar su nacionalidad. La expresión hizo historia y con el tiempo se cargó de ambigüedad y se volvió borrosa. A partir de la revista se definen los dos polos sobre los que habría de girar la vida de Senghor: poesía y política. En años de quiebra moral, Senghor reivindica para los suyos el derecho a existir sin someterse a servidumbres y el orgullo de una raza. En el quehacer de su obra el poeta abreva en la estética del surrealismo. Para expresar un mundo, que no se ceñía a un orden "racional", multiforme y fragmentario, donde el animismo era la negación de los dioses porque el hombre aún era capaz de someter a las fuerzas de la naturaleza que encarnaban en un destino, Senghor se adentra en la exuberante vegetación imaginativa de donde salen los cuadros de Dalí y Max Ernst, los poemas de Bretón y Peret, los filmes de Buñuel. El verso era surrealista y africano. Esta alianza le dio un sello distintivo a su poesía. Del África están presentes el orgullo de una tradición cultural y de un color que no es fatalidad y, en el fondo de todo ello, un ritmo, una forma de canto que busca integrarse con los elementos de la naturaleza. La importancia de Senghor radica en que su liturgia verbal se funda en una rica imaginación poética y en un poderoso ritmo que da a sus versos la cadencia de un canto de amplias resonancias. Una poesía que en su intención roza tangencialmente la de dos grandes poetas de su misma lengua: Saint-John Perse y Paul Claudel.

Senghor es la expresión de una paradoja; portavoz de la negritud y cabeza visible de la independencia africana, nunca dejará de ser francés. Lo relevante en él es su dominio de la lengua del ex colonizador. La altura estética a la que lleva el francés es uno de los hitos más importantes de la poesía en esta lengua. La visión de Senghor es sólo una modalidad de la cultura francesa. La construcción de la teoría política no estuvo a la altura de la acción. El humanismo de Senghor es de una estirpe que difícilmente alcanza las costas del África: André Malraux lo señaló con lucidez: "Lumumba era la otra África a la cual no pertenece Senghor". El político nunca alcanzó la nobleza del poeta. El conjunto de poemas que a continuación presentamos atestiguan su eminencia entre los grandes poetas de nuestro siglo.

 

Miguel Ángel Flores


Nota biográfica

 

Léopold Sédar Senghor nació en 1906 en Joal-la Portugaise, un pueblo de la costa a ciento treinta kilómetros de Dakar, capital de la república del Senegal. Su nombre es francés, ya que es católico en un país predominantemente musulmán. Su padre fue un próspero comerciante y ganadero lo que permitió al poeta gozar de una niñez idílica. Perteneció a la tribu Serer, cuyos miembros son muy reconocidos en el país como agricultores. Creció entre los hombres de esta tribu y de ellos adquirió su conocimiento de plantas y animales; de ellos también recibió un mundo poblado de espíritus mágicos, fuerzas invisibles y mitos que más tarde se habrían de reflejar en su poesía. En 1928 abandonó Senegal y se trasladó a París donde se inscribió en el Liceo Louis-le-Grand. Allí coincidió con George Pompidou. Ambos serían hombres de letras y de Estado. Más tarde, en la Universidad de París se relacionó con un heterogéneo grupo de estudiantes de las Antillas y el África. En 1933 fue el primer estudiante africano que obtuvo el diploma de Agrégé dʼUniversité, el grado académico más alto en el sistema educativo francés. Al estallar la segunda guerra mundial se enroló en el ejército francés y sufrió prisión. Al finalizar la guerra inició su vida política. De 1946 a 1959 ocupó una de las dos diputaciones por Senegal en la asamblea francesa. Durante esos años fundó la revista Présence Africaine. Entre febrero de 1955 y enero de 1956 fue secretario de Estado en el gabinete de Edgar Fauré. En 1958 creó el Partido del Reagrupamiento Africano; el 4 de abril de 1959 fue nombrado presidente de la asamblea legislativa de la federación Malí, que incluía al Senegal y al Sudán. Después del rompimiento de tal federación en 1960, Senghor se convirtió en presidente del Senegal, cargo que ocupó veinte años. Dejó la presidencia el 31 de diciembre de 1980. Durante su vida política, Senghor publicó los siguientes libros de poesía: Cantos de sombra (1945), Hostias negras (1948), Etiópicas (1956), Nocturnos (1961) y Cartas de invierno (1972). Fue autor también de ensayos y de una Antología de la nueva poesía negra y malgache, que lleva al frente un prólogo de Jean-Paul Sartre titulado "Orfeo Ne­gro". Murió el 20 de diciembre de 2001.

 

 


"In memoriam"

 

Es domingo.
Temo la multitud de mis semejantes con rostro de piedra.
Desde mi torre de vidrio, habitado por las migrañas, los
Ancestros impacientes,
Contemplo los techos y las colinas entre la bruma
En paz — las chimeneas están desnudas y son esbeltas,
A sus pies duermen mis muertos, todos mis sueños hechos
polvo,
Todos mis sueños, la sangre gratuita derramada por
las calles que se mezcla con la sangre de las carnicerías.
Y ahora, desde este observatorio de los suburbios
Contemplo mis sueños distraídos por las calles, dormidos
al pie de las colinas
Como los guías de mi raza sobre las orillas de Gambia
y del Saloum
Del Sena ahora, al pie de las colinas.
¡Déjame pensar en mis muertos!
Fue ayer la fiesta de todos los Santos, el aniversario
solemne del Sol
Y nada los recordaba en el cementerio.
Oh, muertos, que siempre rehusasteis morir, que supisteis
resistir a la Muerte
Tanto en Sine como en el Sena, y en mis venas frágiles,
mi sangre irreductible
Protege mis sueños como lo habéis hecho con vuestros hijos
los emigrantes de piernas delgadas.
¡Oh, muertos! Defended los techos de París en la bruma
dominical
Los techos que protegen mis muertos.
Desde mi torre peligrosamente segura, desciendo a la calle
Con mis hermanos de ojos azules,
De manos duras.

 


 

Carta a un poeta


A Aimé Césaire

 

 

¡Para el Hermano amado y para el amigo, mi saludo tosco
y fraternal!
Las gaviotas negras, los navegantes de los grandes ríos
han hecho que goce de tus noticias
Mezcladas con especies, con ruidos olorosos de los Ríos
del Sur y de las Islas.
Ellos me han hablado de tu confianza, de la eminencia de
tu frente y de la flor de tus labios sutiles
Que te hacen, tus discípulos, columna de silencio, una
rueda de pavo real
Que se eleva hasta la luna, tú resistes su celo alterado
y jadeante.
¿Es acaso tu perfume de frutas fabulosas o tu estela de
luz en pleno medio día?
¡Cuántas mujeres con piel de zapotillo en el harem de tu
espíritu!
Mi encanto más allá de los años, bajo la ceniza de tus
párpados
La brasa ardiente, tu música hacia la que tendemos
nuestras manos y nuestros corazones de antaño.
¿Habrás olvidado tu nobleza, que es el canto
A los Ancestros, Los Príncipes y los Dioses, que no son
ni flor ni gotas de rocío?
Debiste ofrecer a los Espíritus los frutos blancos
de tu jardín
Tú no comes sino la flor, recolectada el mismo año
del fino mijo
Y no hurtas ni un pétalo para perfumar tu boca.
En el fondo del pozo de mi memoria, toco
Tu rostro de donde saco el agua que refresca mi gran
aflicción.
Te diluyes con aristocracia, acodado en la cima de una
colina clara,
Tu lecho oprime la tierra que dulcemente castiga.
Los tam-tam, en las llanuras ahogadas, marcan el ritmo,
tu canto, y tu verso es la respiración de la noche
y del mar lejano.
Tú cantaste a los Ancestros y a los Príncipes legítimos
Tú cogiste una estrella del firmamento para la rima
Rítmica a contratiempo; y los pobres a tus pies desnudos
arrojaron las esteras con la ganancia de un año
Y las mujeres a tus pies desnudos, su corazón de ámbar
y la danza de sus almas desolladas.
Mi amigo, mi amigo —¡Oh, regresarás, regresarás!
Yo te esperaré — mensaje confiado al capitán del cúter
bajo el Kaicedrat.*
Tú regresarás para el festín de las primicias. Cuando
humee sobre los techos la dulzura del atardecer al
declinar el sol,
Y paseen los atletas su juventud, adornada como los novios,
conviene que allí estés.



* Árbol de la familia de las acacias.

 


Mujer negra


¡Mujer desnuda, mujer negra,
Vestida del color que es tu vida, de tu forma que es
belleza!
Crecí bajo tu sombra; la dulzura de tus manos vendó
mis ojos
Y he aquí que en el corazón del verano y del mediodía,
te descubro
Tierra prometida, desde lo alto de un cuello calcinado
Y tu belleza me fulmina en pleno corazón, como el
alumbramiento de un águila.

Mujer desnuda, mujer oscura
Fruto maduro de carne firme, extasiadas sombras del vino
negro, boca que hace lírica mi boca
Sabanas de horizontes puros, sabanas que se estremecen
a las caricias fervientes del viento del Este
Tam-tam esculpido, tam-tam tendido que ruge bajo los dedos
del vencedor.
Tu voz grave de contralto es el canto espiritual del
Alma.

Mujer desnuda, mujer oscura
Aceite que ningún soplo perturba, aceite quieto en los
flancos del atleta, en los flancos del príncipe de
Malí
Gacela unida a las estrellas, las perlas son estrellas
sobre la noche de tu piel
Delicias de los ojos del espíritu, los reflejos del oro
encarnado sobre tu piel que reverbera
A la sombra de tu cabellera, se ilumina mi angustia
en los soles próximos de tus ojos.

Mujer desnuda, mujer negra
Yo canto tu belleza que pasa, forma que fijo en la Eternidad,
Antes que el destino celoso te reduzca a cenizas,
para nutrir las raíces de la vida.


 

Máscara negra


A Pablo Picasso

 

Ella duerme y reposa sobre el candor de la arena
Koumba Tam duerme. Una palma verde abanica la fiebre
de los cabellos, la frente de cobre combada
Párpados cerrados, como dos copas, manantiales sellados.
Este fin creciente, este labio más negro y más pesado
apenas
—¿dónde está la sonrisa de la mujer cómplice?
Las medallas de las mejillas, el dibujo del mentón, cantan
al acorde mudo.
Rostros de máscara cerrada a lo efímero, sin ojos, sin
materia
Cabeza perfecta de bronce y su pátina de tiempo
Que no ensucian afeites ni bochorno ni arrugas, ni huellas
de lágrimas ni de besos
Oh, rostro tal que Dios te ha creado antes de la memoria
misma de los tiempos
Rostro del alba del mundo, no te abras como un cuello
tierno para conmover mi carne
Te adoro, ¡Oh belleza de mi ojo monocorde!

 


 

Nieve sobre París

 


Señor, visitaste París el día de tu nacimiento
Porque se había hecho mezquino y malvado
Lo purificaste con el frío incorruptible
De la muerte blanca.
Esta mañana, hasta las chimeneas de las fábricas que
cantan al unísono
Enarbolan sábanas blancas
—"¡Paz a los Hombres de buena voluntad!"
Señor, ofreciste la nieve de tu Paz
al mundo divido, a la Europa divida
A la España desgarrada
Y el rebelde judío y católico disparó sus mil cuatro cientos
cañones contra las montañas de tu Paz.
Señor, acepté tu albo frío que quema más que
la sal.
Heme con el corazón fundido como nieve bajo el sol.
Olvido
Las manos blancas que disparan los fusiles,
que derrumban los imperios
Las manos que flagelaron a los esclavos, que te flagelaron
Las manos blancas empolvadas que te abofetearon, las
manos
pintadas y manchadas de pólvora que me han abofeteado
Las manos seguras que me han condenado a la soledad, al
odio
Las manos blancas que derriban el bosque de palmeras
que poblaban el África, el centro del África
Erectos y recios, los Saras bellos como los primeros hombres
que salieron de tus manos morenas.
Ellas derribaron la selva negra para hacer los durmientes
de los ferrocarriles
Ellas derribaron los bosques del África para salvar la
civilización porque hacía falta materia prima humana.

Señor, yo no dominaré mi odio, lo sé,
a causa de los diplomáticos que enseñan sus largos
caninos
Y que mañana comerciarán con carne negra.
Mi corazón, señor, se funde como la nieve sobre los techos
de París
Al sol de tu dulzura.
Que es suave para mis enemigos, y mis hermanos de manos
blancas sin nieve
Pues sus manos son de rocío, en la noche, sobre
mis mejillas ardientes.

 


 

Oración de las máscaras

 


¡Máscaras! ¡Oh, Máscaras!
Máscara negra, máscara roja, ustedes máscaras blanco y
negro
Máscara de los cuatro puntos de donde sopla el Espíritu
¡Os saludo desde el silencio!
Y no eres tú el último, Ancestro con cabeza de León.
Máscaras que cuidan este sitio donde está prescrita toda
risa de mujer, toda sonrisa que se marchita,
Destilan este aire de eternidad donde respiro el aire
de mis padres
Máscaras de rostros sin máscara, despojadas de todo
hoyuelo
y de toda arruga
Que han dibujado este retrato, este rostro mío inclinado
sobre el altar de papel blanco
Según su imagen, ¡escúchenme!
El África de los imperios muere— es la agonía de una
princesa andrajosa
Y también de Europa a la que estamos ligados por el ombligo
Fijen sus ojos inmutables sobre sus hijos que exigen
Que dan su vida como el pobre su último vestido.
Respondamos presentes al renacimiento del Mundo
Como la levadura que es necesaria para la harina blanca.
¿Quiénes aprenderán el ritmo del mundo difunto de
máquinas y cañones?
¿Quién lanzará el grito de alegría para despertar a muertos
y huérfanos en la aurora?
Digan, ¿quién devolverá la memoria de vida al hombre
con esperanzas desentrañadas?
Nos lo dicen los hombres del algodón, del café, del aceite.
Nos lo dicen los hombres de la muerte.
Nosotros somos los hombres de la danza, cuyos pies
recobran su vigor golpeando la dureza del suelo.


 

El tótem

 


Me hace falta ocultar en lo más íntimo de mis venas
Al Ancestro de la piel de tormenta surcado de relámpago y
de rayos
Mi animal guardián, tengo que ocultarlo
Para que no rompa la cerca de los escándalos.
Él es mi sangre fiel que exige fidelidad
Protegiendo mi desnudo orgullo contra
mí mismo y la soberbia de las razas dichosas...


 

Canto de sombra

 


El águila blanca de los mares, el águila del Templo me
raptó más allá del continente.
Me despierto, me interrogo, como el niño en los brazos
de Kouss que tu llamas Pan.
Es el grito salvaje del sol levante que hace estremecer
la tierra
Tu cabeza desnuda, nobleza de la piedra, tu cabeza debajo
de los montes, el León debajo de los animales del establo
Cabeza de pie, que me horada con sus ojos agudos.
Y renazco de la tierra que fue mi madre.

He aquí el Templo y el Espacio, entre nosotros precipicio
y altitud
Como tu orgullo que se yergue, porta-nieve, antaño de calor
humano
—En él desaparezco, labrador recostado en la embriaguez
de la cosecha madura.
Me escabullo a lo largo de tus paredes, rostro escarpado.
El mejor montañista está perdido. Ve la sangre de mis
manos y mis rodillas
Como una libación de sangre de mi orgullo antagonista,
diosa con rostro de máscara.

¿Habré de desatar las tempestades de todas las cavernas
mágicas del desierto?
¿Juntar las arenas de las cuatro esquinas del cielo vacío,
con un fervor inmenso de saltamontes?
¿Y después en un silencio inmemorial, el trabajo del frío
apocalíptico?
Se deslizan ya tus palabras confusas de mujer, como
lamentos de una dichosa miseria, no se sabe;
Y las piedras, brusca y débil caída, van a tomar el
estrépito de las cataratas.
Toda victoria dura el instante del batir de una pestaña
que proclama el irreparable duplicamiento.
Tú fuiste africana en mi memoria antigua, como yo,
como las nieves de los Atlas.
Manes o manes de mis Padres,
Contemplad su frente cubierta y el candor de su boca
adornada de palomas sin mácula,
Comparad su belleza y la de sus hijas.
Sus párpados como el crepúsculo veloz y sus ojos vastos
que se llenan de noche.
Sí, es Clara, la abuela negra, de los ojos violetas
bajo sus párpados de noche.
"Mi amada, bajo la sombra de los taparrabos azules
Las estrellas deshojan las flores de algodón de sus cápsulas
reventadas.
El Señor de la maleza eres tú que has hecho callar la rebelión de los sonidos sordos.
¡Mirad! la niebla dulcemente se escurre en claras
gotitas de leche fresca."
Escucha mi voz singular que te canta en la sombra
Este canto constelado del estallido de los cometas cantores
Yo te canto este canto de sombra con voz nueva
Con la voz vieja de la juventud de los mundos.


 

Mediterráneo

 


Y yo repito tu nombre: ¡Dyallo!
Tu mano y mi mano se demoran; y nuestros pensamientos
se buscan en la media noche de nuestras lenguas
hermanas.
Fue en el Mediterráneo, ombligo de razas claras, azul
como jamás océano han visto mis ojos
Que sonreían con millones de labios luminosos
Mientras que diez navíos de caña inflexible, como bocas
delgadas, bombardeaban Almería y estallando
Salpicaban con sangre de cerebros los muros negros, como
granadas, de las cabezas ardientes de los niños.
Hablamos de África.
Un viento tibio nos trajo su perfume más ardiente de
mujer negra
O de viento que sopla de un campo de mijo cuando chocan
las cargadas espigas y vuela por encima un polvo
dorado y pardo.
Hablamos de Fouta.
Noble era tu rostro y de sombra tus ojos y dulces tus
palabras de hombre.
Noble debía ser tu raza y bien nacida la mujer de Timbo
que te mecía en la tarde al ritmo nocturno de la tierra.
Y hablamos del país negro
En las jarcias de la noche, tan cerca uno del otro que
nuestros hombros se esposaba, fraternales el uno al
otro.
El África vivía allí, más allá del ojo profundo del día,
bajo su rostro negro estrellado
En las cajas agitadas, saturadas del rumor inquieto del
ciclón, que amenaza
Y se escapaban palpitaciones de tam-tam, con aleteos de
carcajadas y gritos de cobre en doscientas lenguas,
De bocanadas de vida densa que el viento dispersaba en el
aire latino
Hasta el puente de las primeras donde la joven mujer,
liberada de las subprefecturas y de sus calles estrechas,
Liberada de las últimas medidas del tango y de los brazos
de su danzante
Soñaba, al borde del misterio, bosque de olores viriles y
espacios que ignoraban las flores…
Una gran estrella se elevó, la última, alumbrando tu lisa
frente cuando nos separamos.
Y yo repito tu nombre: ¡Dyallo!
Y tú repites mi nombre. ¡Senghor!

 

Dakar, 1938


 

Luxemburgo, 1939

 


Esa mañana de Luxemburgo, ese otoño de Luxemburgo,
como pasaba y repasaba mi juventud
Sin vagabundos, sin aguas, sin barcos sobre las aguas, sin
niños, sin flores.
¡Ah! las flores de septiembre y los gritos curtidos de los
niños que desafiaban el invierno próximo.
Sólo dos viejos "chiquillos" que ensayan a jugar al tenis.
Esa mañana de otoño sin niños — ¡cerrado teatro de los
niños!
Ese Luxemburgo donde no encuentro más mi juventud, los
años frescos como el césped.
Vencidos mis sueños, desesperadamente, mis camaradas
¿es posible?
Helos aquí que caen como las hojas sobre las hojas,
decrepitud herida de muerte, pisoteada, toda sangrante
de sangre
Que se recoge sin saber para qué fosa común
No reconocí ya ese Luxemburgo, a esos soldados que
montan guardia.
Se instalan los cañones para proteger la retirada rumiante
de los Senadores
Se cavan las trincheras bajo el banco donde tomo la dulzura
que surge de los labios.
Este letrero ¡ah! sí, ¡peligrosa juventud!...
Veo caer las hojas en los refugios, en las fosas, en las
trincheras por donde serpentea la sangre de una
generación
La Europa que entierra la levadura de las naciones y la
esperanza de las nuevas razas.


 

Mujeres de Francia

 


A la señorita Jacqueline Cahour

Mujeres de Francia, y vosotras hijas de Francia
¡Dejad que os cante! Que sean para vosotras las notas
claras del sorong.

Aceptadlas aunque sea bárbaro el ritmo, disonante los
acordes
Como la leche y el pan moreno del campesino, puros en sus
manos torpes y callosas.
¡Oh, vosotras, bellos árboles erectos de pie bajo los
cañones y las bombas!
Sólo brazos de los días de postración, de los días de
desesperado pánico,
Vosotras, orgullosas torres y orgullosos campanarios bajo
la arrogancia del sol de junio;
Vosotras, claro eco al grito del Galo de la Galia.
Vuestras cartas han mecido las noches de prisionero con
palabas diáfanas y sedosas como alas,
De palabras dulces como un seno de mujer, cantarinas como
un ruiseñor de abril.
Pequeñas burguesas y campesinas, por ellos solos no
fuisteis avaras.
Por ellos os atrevisteis a desafiar la afrenta de la Hiena,
la afrenta más mortal que las balas.
Y sus frentes duras por vosotras solas se abrieron, y sus
palabras simples por vosotras solas
Eran claras como sus negros ojos y la transparencia del
agua.
Solas entendéis este latido del corazón semejante a un
tam-tam lejano.
Y hay que apoyar su oreja a la tierra y descender de su
caballo.
Por ello fuisteis madres, por ellos fuisteis hermanas.
Llamas de Francia y flores de Francia, ¡benditas seáis!


 

Canto de primavera

 

Para una muchacha negra de talón rosa

 

I

¡Cantos de aves se elevan diáfanos en el cielo primitivo,
El aroma verde de la hierba asciende, Abril!
Escucho el aliento de la aurora conmovida, las nubes blancas
de mis cortinas.
Escucho el canto del sol sobre mis postigos melodiosos.
Siento como un aliento el recuerdo de Naët sobre mi nuca
desnuda amotinándose.
Mi sangre, a mi pesar cómplice, murmura en mis venas
Eres tú, amiga mía — ¡Oh! escucha la respiración ya cálida
en el abril de otro continente.
¡Oh! escucha cómo se deslizan escarchadas de azul las alas
de las golondrinas migratorias.
Escucha el aleteo blanco y negro de las cigüeñas en el
extremo de sus velos desplegados.
Escucha el mensaje de la primavera de otra época,
de otro continente.
Escucha el mensaje del África lejana y el canto de tu
sangre
Escucho la sabia de abril en tus venas cantar.

II

Tú me has dicho:
—Escucha amigo mío, lejano y sordo, el gruñido precoz
del ciclón como un fuego rodante de maleza.
Y mi sangre grita de angustia en el abandono de mi cabeza
demasiado pesada y entregada a las corrientes eléctricas.
¡Oh, allá la tormenta súbita, es el incendio de las costas
blancas de la blanca paz del África mía.
Y en la noche donde truenan los grandes desgarrones de
metal.
Escucha más cerca de nosotros, sobre trescientos kilómetros,
los aullidos de los chacales sin luna y los maullidos
felinos de las balas.
Escucha el rugido breve de los cañones y los barritos de
los paquidermos de cien toneladas.
¿Es aún el África esta costa móvil, este orden de batalla,
esta línea larga y recta, esta línea de acero y de
fuego?...
Mas escucha al huracán de las águilas-fortalezas, los
escuadrones aéreos tirando a las artillerías
Y fulminando a las capitales en un instante de relámpago.
Y las pesadas locomotoras saltando por debajo de las
catedrales.
Y las soberbias ciudades arden, en llamas más amarillas
que la hierba de la maleza en época de estío.
Y he aquí que las altas torres, orgullo de los hombres,
caen como los gigantes de los bosques con un ruido de
demolición.
Y he aquí que los edificios de cemento y acero se funden
como se derrite la cera a los pies de Dios.
Y la sangre de mis hermanos blancos hierve por las calles,
más roja que el Nilo — ¿abajo qué cólera de Dios?
Y la sangre de mis hermanos negros, los Tirailleur
senegaleses, de la que cada gota derramada es una
punta de fuego en mi flanco.
¡Primavera trágica! ¡Primavera de sangre! ¿Es este tu
mensaje, África?...
¡Oh! amigo mío — ¡Oh! ¿cómo escucharé tu voz?
Como ver tu rostro negro tan dulce a mi mejilla morena a
mi alegría morena.
¿Cuándo tendré que taparme ojos y oídos?

III

Yo te he dicho:
—Escucha el silencio bajo las cóleras llameantes de la
tormenta.
La voz del África rasgando el suelo bajo la rabia de los
cañones de largo alcance
La voz de tu corazón, de tu sangre, escúchala bajo el delirio
que encabezan tus gritos.
¿Tiene acaso la culpa si Dios le ha pedido las primicias
de sus cosechas,
Las más bellas espigas y los más bellos cuerpos, elegidos
pacientemente entre mil pueblos?
¿Tiene acaso la culpa si Dios hace de sus hijos las varas
que castigarán la soberbia de las naciones?
Escucha su voz azul en el aire limpio de odio, mira al
sacrificador verter las libaciones al pie del túmulo.
Ella proclama la gran emoción que hace temblar los cuerpos
con el aliento cálido de abril.
Ella proclama la espera amorosa de la renovación en la
fiebre de esta primavera.
La vida que hace dar vagidos a dos niños recién nacidos
al borde de una tumba hueca.
Ella dice: tu beso es más fuerte que el odio y la muerte.
Veo en el fondo de tus ojos turbados la luz ostentosa del
verano.
Respiro entre tus colinas la embriaguez dulce de las
cosechas.
¡Ah, este rocío de luz en las aletas estremecidas de tu
nariz!
Y tu boca es como una yema que se hincha al sol,
Y como una rosa color del vino añejo que se dilata al canto
de tus labios.
Escucha el mensaje, amiga sombría de talón rosa.
Escucho tu corazón de ámbar que germina en el silencio
y la primavera.

París, abril de 1944


 

A Nueva York

 

Para una orquesta de jazz: solo de trompeta


I

¡Nueva York! Desde el principio me turbó tu belleza, esa
muchacha de ojos grandes y de largas piernas.
Muy tímido al principio ante tus ojos de metal azul, tu
sonrisa de escarcha.
Muy tímido. Y la angustia al fondo de tus calles con
rascacielos levantando los ojos de lechuza entre el eclipse
del sol.
Sulforosa tu luz y los toneles lívidos, en los que las cabezas
fulminaban el cielo.
Los rascacielos que desafían los ciclones sobre sus músculos
de acero y su piel de piedra patinada.
Más quince días sobre las aceras baldías de Manhattan
al fin de la tercera semana es cuando te agarra la fiebre
en un salto de jaguar.
Quince días sin un pozo ni pasto, todos los pájaros del
aire
Cayendo de repente muertos bajo las altas cenizas de las
terrazas.
Ni una risa de niño en flor, su mano en mi mano fresca.
Ni un seno maternal, las piernas de naylon. Las piernas
y los senos sin sudor ni olor.
Ni una palabra tierna en la ausencia de los labios, sólo
corazones pagados con moneda fuerte
Y ningún libro donde leer la sabiduría. La paleta del pintor
florece de los cristales del coral.
¡Noche de insomnio, oh, noche de Manhattan! Tan agitadas
por fuegos fatuos, mientras que los claxon aúllan las
horas vacías.
Y las aguas oscuras acarrean amores higiénicos, cual ríos
crecidos con cadáveres de niños.


II

¡He aquí el tiempo de los signos y de las cuentas,
Nueva York! He aquí el tiempo del maná y del hisopo.
No resta sino escuchar los trombones de Dios, el latir de
tu corazón al ritmo de la sangre, tu sangre.
He visto Harlem zumbante de ruidos de colores solemnes y
olores resplandecientes.
—Es la hora del té en la casa del repartidor-de-productos-
farmacéuticos.
He visto los preparativos de la fiesta de la Noche cuando
declina el día. Yo proclamo la Noche más verídica que
el día.
Es la hora pura en las calles, Dios hace germinar la vida
anterior a la memoria.
Todos los elementos anfibios radiantes como soles.
¡Harlem, Harlem! ¡He aquí lo que vi Harlem, Harlem!
Una brisa verde de trigo que brota entre los adoquines
labrados por los pies desnudos de los danzantes Dams
sumergiéndose
En ondas de seda y senos de hierro en lanza, ballets de
nenúfares y de máscaras fabulosas
A los pies de los caballos de la policía, los mangos del
amor ruedan de las casas bajas.
Y he visto a lo largo de las aceras, los arroyos de ron
blanco, los arroyos de leche negra entre la neblina azul
de los cigarros.
He visto el cielo nevar al atardecer flores de algodón y
alas de serafines y penachos de brujos.
¡Escucha, Nueva York! Oh, escucha tu voz de macho de
cobre, tu voz vibrante de oboe, la angustia reprimida de
tus lágrimas caer como coágulos de sangre.
Escucha a lo lejos el latir tu corazón nocturno, ritmo y
sangre del tam-tam, tam-tam, sangre y tam-tam.


III

¡Nueva York! Digo Nueva York, deja fluir la sangre negra
en tu sangre
Que limpie de moho tus articulaciones de acero, como un
aceite de vida.
Que dé a tus puentes la curva de las grupas y la flexibilidad
de las lianas.
He aquí que regresan los tiempos más antiguos, la unidad
reencontrada, la reconciliación del León de Tauro y
del Árbol
La idea unida al acto, la oreja al corazón, el signo al
sentido.
He aquí tus ríos bullentes de caimanes perfumados y
manatíes con ojos alucinados. Y no habrá necesidad de
inventar las Sirenas.
Pero basta abrir los ojos al arcoíris de abril
Y las orejas, sobre todo las orejas a Dios que con una
risa de saxofón creó el cielo y la tierra en seis días.
Y al séptimo día durmió el gran sueño negro.

 


 

Elegía de las aguas

 


Verano, tú aún Verano, Verano del Reino de la Infancia
despliegas Edén de mañanas húmedas, de auroras y
esplendor de mediodía como el vuelo del águila
Verano de silencio hoy tan cargado de cólera bajo la
mirada del Dios celoso.
Hete aquí sobre nuestro destino duramente inscrito en la
carátula del siglo.
Las ciudades orgullosas yacen y gimen bajo un cielo sin
esperanza,
Traspasadas de venenos de relámpagos, los ríos no tienen
ya manantial ni recurso.
¡Ni un vaso de vino! ¡Ni un vaso de agua en las terrazas
transparentes
Donde sólo el agua apaga cuánta sed de inocencia!
¡Fuego! ¡Fuego! muros ardientes de Chicago ¡Fuego! ¡Fuego!
muros ardientes de Gomorra
Fuego sobre Moscú. Dios es el mismo para los pueblos sin
dios que no pronuncian la Palabra
—Oh, nieve, maná de esquimales, huracán de manos frescas
en la frente de los bosques vírgenes.
El Occidente, el Oriente, los pueblos extremos duermen
sobre la arena, proas de piedras derribadas por el
Atleta.
Es faraón de Egipto por la barba y el bastón de Moisés.
Señor, piedad por los diez justos, más piedad por la China
por la que oré tanto de niño
Piedad por ti que haces florecer el Verbo, que ornas con
guirnaldas el advenimiento de mayo como una garganta
noble.

¡Yo os invoco, Aguas del Tercer Día!
Aguas murmurantes de los manantiales, aguas tan puras de
las alturas, nieves, aguas de torrentes y cascadas
Aguas justas, vosotras Aguas de misericordia, os invoco
con un grito ritmado y sin arrepentimiento.
Aguas de los grandes ríos y de la mar más vasta y de la
mar más fastuosa.
Y tú sol, tú luna, que gobernáis las aguas del movimiento
contrario en que se confunde la Unidad.
Yo os lamento aguas lustrales por la expiación.
¡Que la noche se resuelva en su contrario, que de la muerte
renazca la vida, como un diamante de Aurora,
Como el circunciso cuando, revelada la noche, se eleva el
Sol Macho!
Vosotras también, Aguas impuras, porque seáis puras bajo
mi nombramiento
—El poema hace transparentes todas las cosas ritmadas.
Aguas de miasmas y cloacas, vosotras Aguas de las capitales
que arrastráis tantos colores, tantas alegrías tantas
esperanzas ¡Oh! tantos sueños abortados.

Aguas, corred, corred, id, id a la mar.
Lava la sal toda agua derramada toda agua arrepentida.
Señor, tú me habéis hecho Maestro-de-la-lengua.
A mí, el hijo del usurero, que nací pardo, y tan débil.
Mi madre me ha nombrado el impúdico, tanto ofendía la
belleza del día.
Vosotros me habéis otorgado el poder de la palabra en
vuestra justicia desigual.
Señor, escucha bien mi voz. ¡LLUEVE! Llueve
Y tú has abierto con tus brazos de rayo las cataratas
del perdón.
Llueve sobre Nueva York, sobre Ndiongolor, sobre
Ndialakhar.
Llueve sobre Moscú y sobre Pompidou, sobre París y sus
suburbios, sobre Melburne, sobre Messina, sobre
Morzine
Llueve sobre la India y sobre China —cuatro cientos mil
chinos son ahogados, doce millones de chinos son
salvados, los buenos y los malos.
Llueve sobre el Sahara y sobre el medio oeste, sobre el
desierto, sobre las tierras de trigo, sobre las tierras de
arroz,
Sobre las cabezas de paja, sobre las cabezas de lana.
Y renace la vida color de presencia.

 


 

Estoy solo

 


Estoy solo en la llanura
Y en la noche
Con los árboles entumidos de frío
Los codos contra el cuerpo, se estrechan unos a otros.

Estoy solo en la llanura
Y en la noche
Con los gestos de desesperación patética de los árboles
Cuyas hojas han abandonado las islas de su elección.

Estoy solo en la llanura
Y en la noche.
Soy la soledad de los postes telegráficos
A lo largo de los caminos
Desiertos.

 


 

El retrato

 


He aquí que la primavera de Europa
que corteja,
Me ofrece el olor virgen de las tierras
La sonrisa de las fachadas al sol
Y la dulzura gris de los techos
En la dulce Touraine.
No se sabe aún
De la obstinación de mi rencor aguzado por el invierno
Ni de la exigencia de mi negritud imperiosa…

Que me baste la sonrisa
Que bosquejan tus labios ansiosos,
Que se pierde en el sueño marino de tus ojos
¡Y la salvaje colina de tu cabellera estremeciéndose
Bajo el viento!

 


 

Jardín de Francia

 


Tranquilo jardín,
Grave jardín,
Jardín de los ojos que se cierran al atardecer
Para la noche,
Aflicciones y rumores,
Todas las angustias ruidosas de la ciudad
Llegan hasta mí, deslizándose sobre los techos lisos.
Llegan a la ventana
Inclinadas, tamizadas por hojas menudas y tiernas y
pensativas.

Manos blancas,
Gestos delicados,
Gestos apaciguados.

Pero el llamado del tam-tam
saltando
por montes
y continentes,

¿Quién apaciguará, mi corazón,
Al llamado del tam-tam
saltando
vehemente
lacerante?