Jardín de Francia

 


Tranquilo jardín,
Grave jardín,
Jardín de los ojos que se cierran al atardecer
Para la noche,
Aflicciones y rumores,
Todas las angustias ruidosas de la ciudad
Llegan hasta mí, deslizándose sobre los techos lisos.
Llegan a la ventana
Inclinadas, tamizadas por hojas menudas y tiernas y
pensativas.

Manos blancas,
Gestos delicados,
Gestos apaciguados.

Pero el llamado del tam-tam
saltando
por montes
y continentes,

¿Quién apaciguará, mi corazón,
Al llamado del tam-tam
saltando
vehemente
lacerante?