El rico después de la muerte

(De un tríptico)

 

Cuando falten los estribos
y no pueda subir al caballo alto y oscuro
(muy alto y muy oscuro)
que lo va a salvar
que conduciéndolo, lo llevará

¡qué gemidos, entonces!

Cuando caído, caiga,
y pregunte a una sombra amarillenta
y sin entendimiento, que no puede moverse,
habitante de aquel mundo:

¿dónde están las monedas?

Ah! los Ricos entonces…