Otra vez, hielos

 

El gozo desparece, la tierra está ya lacia.

Y, al mirar la nada de las cosas hacia
el silencio y el polvo, nuestros ojos sin bríos
se inclinan invadidos por tristes pensamientos.

Al girar de los soles y de los vientos,
su entrada ¡otra vez! hacen los grandes vientos fríos.

Cuánto (lágrimas)

tardan del cielo...!

la última luz, su santa Primavera?