Betania


Marta: Se preocupa
de recibirle como
es preciso. Lo sirve preparando
las cosas de la casa para Él,
las manos extendidas con las cosas. María
queda echada a sus pies.

—simple azucena
simple
solo rosa.

Ah Betania!, Betania...

Ay! piedras de la casa
las dos ¡qué hermosas son!

Como nostálgico
de estampas y memorias
sagradas
no distingo más, ya...

cuál es más grande