Parusía...

 

¡Desde lado maravilloso, vino del
misterio —que la fe
con ansia oscura en Dios
vislumbra — ese Ser deslumbrador sensacional…

A ese lado volvió.

De ese lado:

¡Habrá absurdo!

¡Siglo inimaginable! faz grande, entre alas anchas
indescifrables ramos
y hosannas, los del Fin. ¡Puede volver!

No histórico como antes,
a pie ni en asna ingenua el pie desnudo;

mas sí, fuego triunfal!

...Violento viento, luz que juzgará...

— ola de llama, cuevas de robo a deshacer

Pasmosa espada, abierto todo lo alto
en trueno oscuro! llegará recién
hasta la subterránea iniquidad.

Mas inimaginable siglo, en esa
hora final, será también de Él
primaveral la última Piedad...