Tedio

 

Sobre un sitio seguro
y temerario —genio agudo, amor oceánico—
sueño con un gran mal... muy lejos de los tontos,
tan alto mal que los olvide y los repudie!

Mi espíritu está así: Malo y peor que un águila
sobre la piedra desolada de otro mundo,
que hubiérase ya despoblado... como ese suelo
que feroces hormigas taladraron —a donde
ninguno podrá nunca llegar de los senderos.

Sueño un mal! más inhóspito que las bestias tontas
solo, lejos de la rósea fecundidad
que abre rutas a obtusos gerentes y carreros...