Sobre la oración

 

Me preguntas cómo rezar a alguien que no existe.
Sólo sé que la oración construye un puente de terciopelo
Por el que vamos revoloteando como en un trampolín
Por encima de los paisajes de color oro maduro,
Nosotros, transformados por una mágica parada del sol.
Este puente lleva a la orilla de la Contrariedad
Donde ya todo al revés y la palabra "es"
Descubre un sentido presentido apenas.
Fíjate, digo: "nosotros". Cada uno por separado
Siente allá piedad por los demás, embrollados en los
cuerpos,
Y sabe que si ni hubiese otra orilla
Sobre el puente encima de la tierra al igual entrarían.