La máquina del mundo 


Poema con color local

Qué es poesía me preguntas mientras
          clavas en mis ojos tu pupila azul

También la poesía es desacuerdo con el mundo

Adán y Eva
La monogamia y sus disculpas
Catálogo de necedades de los pueblos conquistados
F/plagios

Y por último

   


Poema con color local

Pintan a tu aldea y serás universal.
Tolstoi (citado de oído)

Vivo en el Chaco en la ciudad de Resistencia y conozco 
         el quebracho, el algodonal y el viento norte 
         en las siestas del verano
sus templos sacramentales y las lluvias interminables
no obstante eso ojeo la enciclopedia que en fascículos
                              llega a los quioscos
y leo sobre “La infancia de la humanidad”
                 “La estructura de las máquinas”
Soy de la primera generación de Tarzán y el 
   Tit-Bits fui Sobrino del Capitán y ahijado de Fantomas 
          y no veré seguramente
la colonización del planeta Marte 
          no obstante eso miro los lapachos florecidos
con cierta nostalgia becqueriana.

 


Qué es poesía me preguntas mientras
         clavas en mis ojos tu pupila azul


Un delirio naufragante de las memorias recuperadas
en un galeón perdido en el mar de los Sargazos
                                                                   es decir
la calle de los Muertos bajo el escándalo del sol
                                                           en Teotihuacán
(y los bichitos del jardín)
          La respuesta de los abismos en el asma de Marcel
          los trabajos de oficina de Franz Kafka
          la despedida de Cruz y Fierro en el desierto
(las asociaciones interminables)
                                            y tú.

 


También la poesía es desacuerdo con el
                              mundo


Puede haber un cuervo
          en el subterráneo imperio de las sombras:
sin comparaciones obligadas él rechaza la palabra
                                “conocimiento”
como una prueba paciente de las fórmulas.
No sé tampoco por qué insistimos en perseguirla
                                                con signos cuneiformes
o si somos acaso perseguidos por ella como un mar de
                                                                      [adentro
en las despedidas de Odiseo
                                         o someternos. Al fin y al cabo
no somos antenas de la raza (pararrayos celestes) sino 
     una poca cosa falsificadora 
     suave en los instrumentos
corolarios innecesarios
    doctores de la vanidad personal
                   incompatibles con el mundo.

 


Adán y Eva


En segundo lugar las fanerógamas y los vermes
    dictan sus formas con otras fórmulas químicas
aviesas en la continuidad de las especies.
          De la misma manera los ocultos segmentos de la
                                                  [locura (momentánea)
se transfieren de un cuerpo a otro y convierten en globos
                                                                            [terrestres
a las cándidas hijas de las matronas.

 


La monogamia y sus disculpas


En tercer lugar los cerebros de las víctimas
   eran comidos por los naturales de la sociedad carnívora
y eso provocaba ansiedades en la tribu.
   Por este camino se crearon las batallas de los
                                                                       [Amadises
                  y los caballeros salieron a cazar doncellas 
   cuyos largos cabellos rozaban la cara
                                                    de los dominadores
en el momento de la violación.




 


Catálogo de necedades de los pueblos
                        conquistados


Los pueblos conquistados desde ahora podrán ponerse
                                                               [como nosotros
los Infieles plumas de Caburé entre los ojos/Crin de 
                            [veloces caballos entre las piernas
y parir sus mujeres no bajo dibujos de Audrey Beardsley,
                                                          [no bajo palios de
oro con incrustaciones de dragones que echan fuego por
                                          [la boca sino en las maniguas
o los cocoteros sobre las hamacas colgantes. También
                                         [estos pueblos conquistados
deberán echar al fuego sus pinturas la cosmética de 
                                     [Carnaby Street los cristales
de Murano o las
         (fastuosas) (luminosas) (bellas) mariposas de color
                                     [de los vitrales de Saint Chapelle,
                                                                     [por ejemplo,
y extraer en cambio de los frutos de las papayas la leche
                                                                    [transparente
con la cual curamos las heridas o frotamos para bien de
                                                  [los ancianos de la tribu
el nido de las sacerdotisas antes del sacrificio ritual y para
                                                                               [colmo
cuando dejamos nuestras piraguas en la costa marina lo
                                                   [único que extrañamos
fueron los volcanes y aquella tierra azul que de pronto
                                                           [tiembla/se abre/
nos traga. Informo a los etnólogos y también a los
                                               [antropólogos de las
pirámides
que la tierra conquistada no sufre alteraciones de su
                                                 [continente desde la
prehistoria. Por eso todas las necedades de su lógica
                                                                    [tienen el
prestigio de sus jardines de Versalles: aquí se pueden
   prever las estaciones y los cambios del dólar con
                   [mucha anticipación. Hemos percibido
también en estos naturales un arraigado orgullo de raza
y que las tortugas de los experimentos atómicos se  
                                      [arrastran lentamente hacia
una playa de sombras.

 

 


F/plagios
                                        Por imágenes fragmentarias 

 

Él es rápido, piensa con imágenes claras;
yo soy lento, pienso con imágenes fragmentarias.
Robert Graves

 

Él es fuerte piensa con imágenes rápidas
yo soy oscuro todo se me ocurre en la escalera al salir.

Él es decidido piensa con las consignas del Partido
yo soy confuso me pierdo en los jardines detrás de una
    sombra.

Él es buen orador convence de inmediato sobre lo 
    mediato
yo soy torpe en las mesas redondas me quedo callado.

Cuando los hechos se le escapan él cuestiona su
                                                        [importancia;
cuando el hecho se me escapa yo desconfío de mis
                                                                 [imágenes.

Él persiste con las fechas exactas y las cronologías no lo
                                                                            [turban
yo confundo los cines con las escenas de Macbeth, las
                                                                   [matanzas de
Cholula con los dragones del paraíso, los besos de los
                                                    [sueños con los tuyos,
y así sucesivamente.

 


Y por último


Y por último la función de la palabra o del lenguaje 
    de los monos que apenas suple
                                     la transmisión del pensamiento.
O sea la escritura el tiempo que lleva para componer
un discurso un poema un tratado loable en las más raras
                                                [circunstancias a saber:
en una tumba como discurso de despedida del amigo
                                                                     [ausente
en el poema que todos leen muy ligero porque llaman al
                                               [almuerzo del domingo
en la protesta que se dibuja sobre los muros de la ciudad
                                                          [para convencer 
    a los que quieren creer en la caída de los ángeles
                                                      [anacrónicos
en las revistas para la mujer con sus horóscopos colocados
    en lugares visibles
                               y por último
                               en un eco que rebota en las paredes de
                                                                           [la selva 
                                           y es comido por los pumas 
                               de la memoria.