La trampa


Por aquel tiempo yo rehuía las escenas demasiado
                                                            [misteriosas.
Como los enfermos del estómago que evitan las comidas
                                                                     [pesadas
Prefería quedarme en casa dilucidando algunas cuestiones
Referentes a la reproducción de las arañas,
Con cuyo objeto me recluía en el jardín
Y no aparecía en público hasta avanzadas horas de la
                                                                       [noche;
O también en mangas de camisa, en actitud desafiante,
Solía lanzar iracundas miradas a la luna
Procurando evitar esos pensamientos atrabiliarios
Que se pegan como pólipos al alma humana.
En la soledad poseía un dominio absoluto sobre mí
                                                                    [mismo,
Iba de un lado a otro con plena conciencia de mis actos
O me tendía entre las tablas de la bodega
A soñar, a idear mecanismos, a resolver pequeños
                                           [problemas de emergencia.
Aquéllos eran los momentos en que ponía en práctica
                                          [mi célebre método onírico,
Que consiste en violentarse a sí mismo y soñar lo que
                                                               [se desea,
En promover escenas preparadas de antemano
                        [con participación del más allá.
De este modo lograba obtener informaciones preciosas
Referentes a una serie de dudas que aquejan al ser:
Viajes al extranjero, confusiones eróticas, complejos
                                                                  [religiosos,
Pero todas las precauciones eran pocas
Puesto que por razones difíciles de precisar
Comenzaba a deslizarme automáticamente por una
                                       [especie de plano inclinado
Como un globo que se desinfla mi alma perdía altura,
El instinto de conservación dejaba de funcionar
Y privado de mis prejuicios más esenciales
Caía fatalmente en la trampa del teléfono
Que como un abismo atrae a los objetos que lo rodean
Y con manos trémulas marcaba ese número maldito
Que aún suelo repetir automáticamente mientras
                                                              [duermo
De incertidumbre y de miseria eran aquellos segundos
En que yo, como un esqueleto de pie delante de esa
                                                      [mesa del infierno
Cubierta de una cretona amarilla.
Esperaba una respuesta desde el otro extremo del mundo,
La otra mitad de mi ser prisionera en un hoyo.
Esos ruidos entrecortados del teléfono
Producían en mí el efecto de las máquinas perforadoras
                                                          [de los dentistas.
Se incrustaban en mi alma como agujas lanzadas desde
                                                                     [lo alto
Hasta que, llegado el momento preciso,
Comenzaba a transpirar y a tartamudear febrilmente.
Mi lengua parecida a un beefsteak de ternera
Se interponía entre mi ser y mi interlocutora
Como esas cortinas negras que nos separan de los
                                                               [muertos.
Yo no deseaba sostener esas conversaciones demasiado
                                                                       [íntimas
Que, sin embargo, yo mismo provocaba en forma torpe
Con mi voz anhelante, cargada de electricidad.
Sentirme llamado por mi nombre de pila
En ese tono de familiaridad forzada
Me producía malestares difusos,
Perturbaciones locales de angustia que yo procuraba
                                                                      [conjurar
A través de un método rápido de preguntas y respuestas
Creando en ella un estado de efervescencia pseudoerótico
Que a la postre venía a repercutir en mí mismo
Bajo la forma de incipientes erecciones y de una sensación
                                                                 [de fracaso.
Entonces me reía a la fuerza cayendo después en un
                                     [estado de postración mental
Aquellas charlas absurdas se prolongaban algunas horas
Hasta que la dueña de la pensión aparecía detrás
                                                         [del biombo
Interrumpiendo bruscamente aquel idilio estúpido,
Aquellas contorsiones de postulantes al cielo
Y aquellas catástrofes tan deprimentes para mi espíritu
Que no terminaban completamente con colgar el teléfono
Ya que, por lo general, quedábamos comprometidos
A vernos al día siguiente en una fuente de soda
O en la puerta de una iglesia de cuyo nombre no quiero
                                                                [acordarme.