La edad de Tiza (1961)
 

MEDIODÍA
LA HABITUAL
DE UN ESCORPIÓN DE PIEDRAS DE LUNA QUE SE APARECIÓ
A UNA LEONA REFUGIADA EN EL JARDÍN DE INVIERNO
DURANTE LAS INUNDACIONES DE LA CAPITAL

LA ILUSORIA BELLEZA



MEDIODÍA


A la orilla del mar Tirreno
Al pie de una torre en ruinas
Bajo la roja luz del mediodía
Tres amigos están sentados
Ellos conversan de cosas vagas
De cosas simples que suavemente se agitan entre amigos.

Viajan arrodillados en ese buque
Todo blanco en el fuego de mediodía
El cual huye a toda vela hacia mar adentro
Y hacia el resplandor del Oriente color de rosa

El navío desaparece en el otro lado del mundo
Al amanecer el cielo se colma de pureza
Y los amigos fundan el silencio
Unidos en una reposada nostalgia

¿Pues qué es esto que llega y no vendrá más
Cuál es el secreto de un instante perdido
Cuál es la sombra súbitamente extraviada
Como un gavilán silvestre
En la dorada luz de mediodía
Sobre un mar calmo y sobre una hermosa jornada?



LA HABITUAL

Ella está desnuda negra y blanca
Ella recarga su boca en la ventana
Sobre la encrucijada de un pequeño jardín

Se embellece cuando llueve
Cuando llora o cuando ríe
Ella siempre está ensimismada
Y los paseantes no la miran más a pesar de su gran belleza.

Ella es altiva y habitual
Como todas las puertas cerradas
De todas las casas de este país luterano.



DE UN ESCORPIÓN DE PIEDRAS DE LUNA QUE SE APARECIÓ
A UNA LEONA REFUGIADA EN EL JARDÍN DE INVIERNO
DURANTE LAS INUNDACIONES DE LA CAPITAL


Ningún collar de témpanos tendidos
Ha recibido a las jóvenes vivientes
Ninguna máscara de helado iris
Ningún cristal donde se agita la belleza
Cuando un hermoso gesto no es más
Ningún espejo curvo donde el lobo ríe
Si algún fresco niño allí cae
Antes de huir bajo los sarcasmos
La burla de su pudor
Ninguna puñalada enjugada en la seda
Ninguna hilada de perlas descarnadas
Ningún dardo ningún lirio ningún lazo blanco
No sé estar así inviolado
También desnudo tan temible
Que la plata coaguló entre las gemas
Burbujas azuladas de su miedo
Este escorpión de piedras de luna
Se lanzó al puro pecho de la mujer.



LA ILUSORIA BELLEZA

En esta noche de luna y nieve
Tú estás más a la sombra que de costumbre
De este modo el estanque detrás de los abedules
Disco de aguas muertas enmudecidas en plomo
Más negro más pesado bajo el cielo pálido.

Tú no ves más que otro espejo
Donde estás solitario y desnudo
Aguerrido ante tu imagen

Tan verdaderamente fría que los pájaros
Vienen a morir en tu ventana
Y tú los ves morir
Sin consentir abrirles tus labios
Que los atraerán fuera del bosque.

Tan cálidos como un nido
Tus labios pegados a las baldosas
Por un artificio de besos
Muy rápidamente desvanecido.