Nota introductoria
 

Inmerso en la tradición panteísta, Lêdo Ivo, brasileño y cosmopolita, hijo del rigor clásico y del espíritu romántico, es el autor de los poemas extensos, versiculares, donde todo acontece: las huellas sobre la arena y el hombre sin rostro en la calle sin nombre, el barco de Ulises y la rosa de plástico, el “sol oscuro sobre la cama” yla noche que ilumina la fachada de los hospicios”. Pero es también el creador de poemas breves y de extensión media, compactos, contundentes, muchas veces cargados del humor y de la paradoja.

Cultivador además del soneto, del romance y del poema en prosa, es tarea difícil resumirlo en una imagen. Se diría que su visión es la del deslumbramiento frente al mundo en un-solo-instante. Es como la luz brillante del sol, que desnuda de un golpe todas las cosas; poesía, precisa y transparente, donde transcurre la historia en un parpadeo. En su territorio conviven, simultáneamente, el sueño, la infancia junto al mar, la indignación frente a la Muerte, la soledad colectiva de las ciudades contemporáneas, la existencia de Dios, a veces oculto, a veces fantasma persecutor y en ocasiones presente al evidenciarse En cualquier lugar. / Hasta en el agua leve / de la planta nuclear.

Pero es en el encuentro amoroso que el poeta reordena el caos y vence, incluso, a la Muerte y al Demonio. Eros es el sol en un sistema planetario. Ésta es una de las razones por las cuales no es un poeta pesimista: la fusión con el sexo opuesto lo enriquece: al coito no deviene una saudade sino la “sabiduría de la carne”, como lo diría D.H. Lawrence.

De Lêdo Ivo, también cuentista, autor de numerosos ensayos, notas periodísticas, traductor de poesía francesa, sorprende comprobar que su vasta obra poética, contenida en doce libros, siempre se ha caracterizado por ser, desde Las imaginaciones (1944) hasta La noche misteriosa (1982), concisa, inteligente e imaginativa.

Lêdo Ivo nació en Maceió, estado de Alegoas, Brasil, en 1924. Creció y se formó en Recife, y desde 1943 se estableció en Río de Janeiro. Fue miembro fundador de la llamada “Generación del 45”. La presente edición fue autorizada y revisada por el autor.

 

Héctor Carreto