A los corredores de Filadelfia


Es el día terrible y atareado
de los corredores de seguros
que, aun en la niebla, protegen sus carros
en los estacionamientos.

Toda América está en el seguro
contra la muerte, el fuego y los accidentes.
Las catástrofes son pagadas
con un cheque, una sonrisa y un efusivo apretón de manos.

Protegido por la Plymouth Mutual Life Insurance
                                                              [Company
veo la luna de catarro que se sostiene
entre refinerías, antenas de TV y una hinchada torre
                                                                       [rococó.
Pioneros y puritanos beben Coca-cola.