Cantiga para la amiga fútil


Vengo a celebrar tu pronunciación inglesa, digna de
                                                                     [Oxford,
tus múltiples paseos,
tu complejo de Electra.
Vengo a invitarte a partir conmigo
en la nave Euterpe,
hacia el país sin nombre y sin día.
Andaremos como velocípedos por las nubes,
haremos hijos por vía aérea
y navegaremos en el lago estremecedor del misterio.
Vengo a invitarte, oh perpetua señora,
a la contemplación en el espejo de la Sala del Fin del
                                                                       [Mundo.
Tus senos, otrora lunares; tu secreto encanto, tu cuerpo
   [más eterno de lo que realmente es, tu excelso proceso
                                                                              de amar.

Vengo a invitarte al amor
en el jardín-terraza de la nave Euterpe.
Con tu cuerpo de fragata o tu pasión,
ven.

Yo soy menor que todo eso.