El amigo

Aunque sea tu amigo
no nos encontraremos nunca.
Jamás verás mi sombra
cuando camine a tu lado
ni oirás mis palabras
si un día te llamo a gritos.
Sólo en el momento en que mueras
iré a tu encuentro
y para siempre permaneceré
en tu silencio y soledad
de hombre muerto y abandonado.