En las regatas*


Un indito en las regatas
miraba pasar los botes,
y casi abierto de patas,
hablaba con unas gatas
que estaban comiendo elotes.

Ya los entecos inditos
de las chinampas señores,
están arrinconaditos:
hoy son güeros y bonitos
los señores remadores.

Ya no con palos groseros
azotan las ondas fieras
los remeros, casi en cueros,
¡Ya se fueron los remeros!
¡Sólo quedan las rameras!

Ya no la de tosca proa
chalupa, se mira a flote
cargada de barbacoa,
y parece la canoa
como la suegra del bote.

Hoy en tapizado banco
van inglés y yankee y franco,
y sportmen del mundo todo,
y van vestidos de blanco
… y vuelven llenos de lodo.

A los míseros inditos
la costumbre les ingenia.
Pero los niños bonitos
naufragan en sus barquitos,
con guantes y con gardenia.

¡En tan serios chapuzones!
se ensucian mucho los trajes,
por éstas y otras razones
se les llama en las reuniones
los niños patos salvajes.

Más sin embargo ¡rememos!
acaso no salga mal
el ensayo: ¡regateemos!
Y acaso en breve tendremos
la marina nacional.

Si las ondas, nos son gratas
con la protección divina
progresarán las regatas
los hombres y la marina
empiezan andando a gatas.

Pero algo se ha de empezar
no se triunfa Velis-Noli
y es preciso trabajar
a mí me ha dicho Nicoli
que es muy bueno regatear.

Ya la fiesta de las flores
(la del Viernes de Dolores)
llevó Guillermo Valleto
a la Alameda y señores
ya hay un club de remadores

¿qué dirá Guillermo Prieto?

Nota: me pienso lectores
que esa quintilla es sexteto
no obstante: el mísero indito
que está allí comiendo elotes,
me da pena, pobrecito!
¡Con qué tristeza el bendito,
mira en el lago los botes!

Pero me quita la pena
(y hasta me quitó la plata)
la elegancia de la escena
Y vi, al salir, ¡ay morena!
Una gata… ¡qué re-gata!



* El Universal, 9-9-1891. Firmado: Puck, dentro de la sección "Plato del día". Fuente: Contreras García, Irma, Indagaciones sobre Gutiérrez Nájera, México, 1957, pp. 144-146.