Para el álbum de la señorita
Rosa Clara Gamboa*


(Para El Universal)



Versos que parecen prosa
escribo en este álbum para
la gentil y fresca Rosa
señorita Rosa Clara.

Para pintar tus hechizos
merced, no posible, imploro:
tener un pincel de oro
hecho con tus blondos rizos.

En tu cuerpo unidas vence
gracias que ninguna hermana:
el garbo, de gaditana;
la elegancia, parisiense.

Yo cuando te miro creo
por tu donaire y tu chic
oír la risa de Theo,
ver los ojos de Judic.

Quién al verte no se inspira
muy pobre de ingenio es;
la camelia, si te mira,
será violeta a tus pies.

En tu angélica hermosura
late noble corazón...
dime Clara, ¿por ventura
no te llamas Cendrillon?

¿No eres aquella que fue
modelo de amor filial?
¿Está esperando tu pie
el escarpín de cristal?

Hada que pasas rozando
onda azul y níveas rosas,
sé como las mariposas
que viven siempre volando.

Por lo bella y por lo buena
amor siempre encontrarás;
mas sigue, de gracia llena,
en el nido de tu hogar.




* 1893. Firmado: M.G.N. Fuente: Gutiérrez Nájera, Margarita, Reflejo, México, 1960, pp. 47-48.