Macrocosmos


Soles, exvotos de las tinieblas.
Corazones palpitantes, corazones traspasados,
lágrimas de plata entre fúnebres paños.
Soles, yo paso y ustedes pasan.

Objetos en el fondo de mi ojo,
como ustedes, yo me consumo:
ustedes ruedan en la sombra eterna
sin saber que la alumbran;
Yo sé porque ignoro.

Dentro de este caracol sonoro,
en esta esponja donde palpita mi alma,
en mis entrañas, una sola fuerza se concentra,
y su lucha es mi lucha.