En todas partes juegan al descuento

 

En todas partes juegan al descuento
con la vida humana y la no humana,
la malbaratan de cualquier manera,
la desprecian en todos los modos
por la más desesperada
y sangrienta bancarrota
nunca cocinada con frialdad, nunca,
ni siquiera en una Wall-Street de infierno, condimentada
¿por quién?
Se esconden detrás de sus killers,
asesinos ocultos tras otros asesinos
o francamente encubiertos por sí mismos
todos juntos rezan
el rosario de descargas bien dosificadas,
disparan sus veredictos inapelables,
disparan su muerta rabia,
disparan su muerte sobre las ajenas.
"No,
no se trata de un sueño ya soñado"
hace lo imposible por convencerse, no recae
en una duermevela tormentosa. Sucede,
sucede de manera inconcebible.