Ya toman las negras flores del Hades

 

Ya toman las negras flores del Hades
glaciales flores colmadas de escarcha
tus lentas manos que la sombra persuade
y el silencio arrastra.

Decae en tenues prados de elíseo
en tristes prados tórpidos de bruma
el cólquico afligido más que tu sonrisa
gastada por la fiebre.

En el aire tu cuerpo irradia perezoso
tras tintineantes vidrios estrella solitaria
y tu paso ronco ya es sólo el retardo
de rosas en el viento.