Nota bibliográfica

A sus 44 años de edad,1 la poesía de Francisco Hernández está en marcha, asciende por la decantación que ya empieza a ser estilo. Por ende, la presente muestra es una interrupción a la mitad de su trabajo; esta antología es el acto de distraerlo en un momento cualquiera y preguntarle ¿en qué poema estás ahora? Consecuentemente he elegido un riesgo que espero fértil: sólo tomar textos de su último libro, en parte publicado y en parte inédito, pero ya concluido por Hernández. El libro se llamará En las pupilas del que regresa,2 e incluirá, como una de sus tres secciones, su largo poema dedicado a Robert Schumann.

Al inicio de la selección aparece el poema "Gritar es cosa de mudos", verdadera ars poetica escrita ya en 1974. Y al final una primicia: un poema del ambicioso libro que sobre Hölderlin –el Hölderlin que ya se ha refugiado en su alta torre del aislamiento definitivo y que ha trocado su nombre por Scardanelli– escribe ahora Hernández con una beca del Conaculta. Agradezco a Guillermo Fernández y al propio poeta sus conversaciones para conformar el tono del delirio de este poeta mexicano, cuya relación bibliográfica se resume, entonces, así:3

Cuerpo disperso. UNAM, 1982.

Mar de fondo. (Premio Nacional de Poesía 1982). Joaquín Mortiz, 1983.

De cómo Robert Schumann fue vencido por los demonios. Ediciones del Equilibrista, 1988.

En las pupilas del que regresa. Secciones: "Fragmentos de hielo al sol"; "De cómo Robert Schumann..."; "En las pupilas del que regresa", UNAM (Col. El ala del tigre), 1991.

Habla Scardanelli. Ediciones El Equilibrista, 1993.4
 

 


1 La primera edición de este Material de Lectura data de 1991. (N. del E.)

2 Publicado en 1991. (N. del E.)

3 Otras obras publicadas de Francisco Hernández son Coplas de Barlovento, 1993; Una roja invasión de hormigas blancas, 1994; Poesía reunida, 1996; Antojo de trampa, 1999; Soledad al cubo, 2001; Imán para fantasmas, 2004; Mi vida con la perra, 2007; y La isla de las breves ausencias, 2009, entre muchos más. (N. del E.)

4Publicado en 1993. Premio Nacional de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada de ese mismo año. (N. del E.)