Reencuentro


A Rocío Paz


Con el azoro del hallazgo...
La manzana...
Desvaneciste...
Al estar en consunción...
Emprendo el recorrido...
Los signos del hallazgo...

 


Con el azoro del hallazgo
reencontré la llanura
y los inventos de los ciegos,
el tiempo sin ritual,
la evidencia traducible
de una rama.




La manzana,
al sentirse sitiada
por los días,
manifiesta su forma, su color,
y en esa incandescencia
se derrama.





Desvaneciste
contiendas y congojas
al otorgarme
lo que era inesperado
dentro de los horrores
del despliegue.




Al estar en consunción
y sin auspicios,
afronto las visitaciones
que desatas.




Emprendo el recorrido
con deseos de cubrirte
de imprevistas llamadas
y pequeños tatuajes.

Luego te miro
como estratega exhausto
que cuida de sus anclas
bajo el agua.




Los signos del hallazgo
quedarán inmutables
en la certeza llameante
de la rama.