El binomio de la rosa
 
 

III. Otros desastres


Imposibilidad
En la tierra de nadie
La tierra tiemba
Olvido
Imágenes que vuelven
Secuencia I
Secuencia II
Nos engañaron
A distancia
Recado a mí mismo

 


Imposibilidad

Arde
la casa
y no hay forma
de extinguir
esta feroz
incandescencia.




En la tierra de nadie

No sólo la maldad,
también el abandono
causa serios estragos.
¿No lo crees?
Mira muy cerca,
a tu alrededor
y mide, si es que puedes,
una pequeña parte
del descuido
que cultivas
en la tierra de nadie,
tu anhelada,
la única comarca.




La tierra tiembla

La tierra tiembla
y destruye a los hombres
con el peso infinito
de las piedras,
del hierro, de la nada.

La tierra tiembla
y estremece
la vida secreta de las plantas,
mi casa imaginaria
y los espejos de agua.

La tierra tiembla
y en el cielo no se ven,
ni por asomo,
los signos de piedad
del Dios ocioso
que nunca da la cara.




Olvido

Desde esta torre
se ve la casa devastada.

Hoy, en sus ruinas,
arde la historia
de todos los horrores.




Imágenes que vuelven

En la memoria,
mi casa entre las llamas
la humareda
sin rumbo,
el resplandor
y sus fantasmas.




Secuencia I

Se va la luz,
vienen los sueños
y yo con ellos,
la casa encantada
y sus fantasmas.




Secuencia II

Es el horror,
me digo,
el horror
que viene
con la luz
de no sé
dónde.




Nos engañaron

Fue un engaño,
no llegó la paloma
que traía
una rama de olivo.

Afuera,
implacable,
continúa el diluvio.




A distancia

Abatida,
en el reino,
te percibo
a distancia
como el cántico
de un pájaro
en desgracia.

Recado a mí mismo
 

Tus ojos
son para mirar
la rosa,
no el horror
continuado
de esta jaula.


 
IV. Del corazón y otras estrellas


Tu corazón sigue latiendo,
sirve su cuerda todavía.
Eliseo Diego

...nuestro corazón es más que todas las estrellas.
Yannis Ritsos


Reflexión del vampiro
Cardiografía en movimiento
Todo se acaba
Recordatorio a mí mismo
Otro recordatorio
FEl corazón y las estrellas de Dino Campana Reflejos
Continuidad

 

 


Reflexión del vampiro

La estaca
de todos tan temida
un día clavó
mi corazón
dejándolo con vida,
no sé si
si para bien
o para mal.





Cardiografía en movimiento

En una pantalla de cristal
veo latir mi corazón.
En él contemplo,
con toda claridad
y en blanco y negro,
el trazo accidentado
de una herida reciente;
pero también se ve,
rodeada de colores,
la vida perdurable
de las noches de amor.




Todo se acaba

El corazón
es una estrella
que se esfuma
entre
nubes de violetas.




Recordatorio a mi corazón


Despierta
corazón dormido
que puedes astillarte
o estallar
hoy o mañana.




Otro recordatorio

Late mi corazón,
late y repite:
vive, vive, vive.




El corazón y las esrellas de Dino Campana


Dino Campana, el vagabundo
abandonado a la nada por él mismo,
va dejando el corazón en cada puerta.

Dino Campana,
por la buena locura,
vende estrellas fugaces en las ferias.


Reflejos

Tus ojos reflejan
el fulgor del incendio,
los signos precisos
del estruendo,
el juego mortal
que a ciegas
inventamos
en la infancia.




Continuidad

No se extinguió
la estrella.
Disgregada
en polvo astral,
arde allá
en el infinito.