Colibrí 50


                                                                    a Edmundo Valadés

1

No transcurre el tiempo
cuando la soledad del hombre está desierta
los actos cotidianos nos sitian
estrellas como estatuas apagadas
                                      velan nuestro silencio

Acaso el roce de la música
suscita un movimiento un gesto
un pequeño deseo

2

El aire quema en ocasiones
nos sofoca su aliento bestial en los oídos
y entramos en el sueño
                                       campanada luces
                                       mar sin escalas
pescado de colores que se tragó pequeños peces
                                       por hambriento
                                       por sediento

y luego las horas vacías
las sin alcohol

                                    sin amor
                                    sin música
                                    (dónde estás colibrí fatigado
                                    que te has quedado mudo
                                    habrá que comprar otro
                                    y otro y otro)

Los cigarros se alargan
                                    se acortan
terminados
                                    interminables

3

Otra vez somos buenos
y sensatos
                                       y amorosos
El hechizo se ha roto
Empieza el movimiento