Rendición nocturna
 

¡Monja! Enciérrame en tu oscuridad,
¡Tus montes frescos y azules!
Un oscuro rocío sangra allá;
La cruz se alza contra el brillo estelar.

Purpúreas, irrumpen boca y mentiras
Frescas en una habitación ruinosa;
La risa aún resplandece, juego de oro,
Últimos trenes de una campana.

¡Nubes de luna! Negruzcos caen
Frutos silvestres del árbol por la noche
Y el espacio se vuelve tumba
Y sueño, esta terrena travesía.