Transfiguración
 

Cuando llega la tarde,
Un rostro azul, apacible, te abandona.
Un pajarillo canta en el tamarindo.

Un gentil monje
Junta unas manos muertas.
Un ángel blanco busca el hogar de María.

Una guirnalda nocturna
De violetas, trigo y uvas moradas
Es el tiempo de lo iluminado.

Junto a tus pies
Las tumbas de los muertos se abren
Cuando pones la frente entre tus manos de plata.

La luna de otoño
Vive silenciosa en tu boca,
Ebria de jugo de amapola, oscuros cantos;

Flor azul,
Que resuenas, apacible, entre el ocre de las piedras.