Niñez
 

El saúco lleno de bayas; la niñez vivida en la calma
De una gruta azul. Las ramas tranquilas meditan
Sobre el sendero ido donde, parduscos, los pastos silvestres
Ahora silban; el susurro de las hojas

Como agua azul cayendo desde las rocas.
El suave lamento del mirlo. Un pastor
Sigue en silencio al sol que rueda desde la colina otoñal.

Un instante azul es más alma aun.
Un venado tímido emerge desde las lindes del bosque,
mientras las viejas campanas
Y oscuras aldeas descansan en paz sobre la tierra.

Más piadoso ahora, tú conoces el significado de los años
negros,
El frío y el otoño en habitaciones solas;
El timbre de pasos brillantes en el sagrado azul.

El suave tintineo de una ventana abierta; ver
Un cementerio abandonado en la colina llena los ojos
de lágrimas,

Recuerdos de leyendas; y sin embargo a veces el alma
resplandece
Cuando trae a la memoria gente feliz, los oscuros días
dorados de la primavera.