De Por cual causa o nostalgia
 
 


VII

La nieve se ha abierto camino
ha apurado el desenlace
para que nos halláramos a gusto
y encandilarnos

trabajamos cuántas jornadas enteras
sobre el lomo
de grandes animales
y llegó
en la tarde incierta
el hombrecillo de encorvado otoño
la dama gruñona de rara pelambre

con bifurcaciones
pasos atrás
repliegues
escaramuzas

secundando nuestros actos

áurea
nítida

dando vueltas en la trastienda del corazón
aquí está.





XII

Quien habla
                   sueña
quien dice
                no
                      es un muchacho con cuchillos

quien da en el blanco
                                 es por angustia

quien se rectifica
                                 es porque va
                                                      a nacer

quien dice
                 sí
                     es una muchacha de las Antillas

el que despierta
                                 tiene claras orejas
                                 y otro burro nativo

soy yo

el que va por la carretera de Sintra
                                                 cada vez más cerca
lo probable o real
                             desde aquí
                                              hasta aquí
buscándome
                                 entre el ir y venir





XIV

En medio se encuentran

                                     a ojos vistas

a más no poder

                          en línea recta

ladean tu cuello

                          mascullan dentro de ti

mueven tu casa

                          se empinan

estas lágrimas

                          —fieles gavilanes.





XX

Las flautas       los Alpes de
rebaños dorados.      Cuando fui adulto.

Cuando fui niño: Quizás, española, en el tren de
Madrid a París.

Marinera, pescadora,
te perdí en mi ceguedad.

Yo que quería hacerme duro, casi un
mongol.





XXI

Si fuera por mí
al cumplir mi ciclo y mi
plazo
habría de estar solo
calmo

despiertas habrían de estar
la mañana y la alborada
                                        Pues
al pasar
al transcurrir yo
muerto
moverán la luz
—hoja y árbol
                    Y habrá gorrioncitos de pie
en los cables
—quejas      alegrías     chimeneas    e incendios

—el tigre lamerá su pómulo cubierto de
relámpagos

los países inquietos también habrán de quedarse calmos

luego de muchos sueños   dios de los sueños
muerto o vivo mi ciempiés nocturno
la plena selva ha de rodearme con grandes nubes y destellos

una tarde mía en el olvido      en mi día aún por segar.