El triple acorde de una nueva vida

Yo
acróbata sobre el filo de la vida
he
saboreado el jugoso durazno de la primavera,
he visto la fecundación crecer de alegría,
la he visto henchirse y tremolar
semana a semana.

Yo
mitad de un par de amantes
soy
un canto de ámbar sensual,
traigo al tercer corazón de nuestro sueño
lianas de nostalgia vibrante
mes tras mes.

Yo
joven aguja de una brújula de amor
veo
ahora, en el noveno mes de la cosecha
detrás de la suave sombra de tu ombligo
—pequeño ojo solar de tu cuerpo—
el triple acorde de una nueva vida.

Todo
lo mío que hay en ti
es atendido con tanta ternura
cuidadosa, cuidadosamente
como el niño, aún por nacer, de nuestros sentimientos.