El revolucionario

¡Es correcto rebelarse!
El motivo que pesa en mi cuerpo
es una elección acorde a mi naturaleza.
Soy revolucionario, subversivo de la sociedad.
La hoz y el martillo en mi pecho
son una provocación abierta contra el sistema de clases.
Nadie puede confundirme.
Todos conocen mis convicciones.