De Guerrero negro

 

 

 
II [Como relatos antiguos]
III [En el envés del día]
VIII [Por razones...]
XI [Escribo sobre ti]
Celebración de la memoria
Los amantes de Malta
el desierto jubiloso

 
 
II 

 

Como relatos antiguos
el desliz de los veleros
arrebata tu imaginación

Resuenan los tambores de la tarde
y tu pregunta
alza la cresta de la ola

Quedas distante
combates batallas imposibles
y un ejército de caracolas vaticina el triunfo
y la desbandada de las gallaretas
destruye barricadas de minúsculos cangrejos
que saltan
                 guerrero negro
al glorificar tu nombre
enarbolando tus blasones
cuando atenazan la vida para ti
mientras vuelves a nosotros
en ese coagulado instante donde
                                                      tenue sombra
creces
           y nos das cobijo
creces
           y dilatas el lenguaje
resplandeces en el declive abierto
                                                       sin artes místicas
                                                       sin culpa original


 


III
 

En el envés del día
tras el vuelo de los sueños
tu mano eleva nubes

Pasos perdidos
pasos que adivino
                             y dan la alerta
Voces que animan el recuerdo
y salen de mí como harapos de un baúl
Voces perdidas en la morada inhabitable
Paso de la voz que no germina
para decir en la bitácora
cómo era tu sonrisa
cómo eludías
                     al presentir el roce del centinela frío
la delgada humedad en la pupila

Luego
la mañana en su estampida
la piedra alrededor del cuello
el viaje al encuentro del tiempo
la girándula de las especies


 


viii
 


Por razones que el silencio nombra
por acudir a la memoria
un meandro de palabras disuelve los prodigios

Óvalo al aire
                   el mar batiente
en tu espalda
                   ángel caído
cuando subes callejas
sustantivos arcaicos
y casas trepan las colinas
                                      como blancas cabras
del olvido deletéreo

Cruzas pórticos
                         arcadas
el rincón del perro que sueña
el sendero interrogante
y en balcones sangrando buganvilias
la luz que reverbera
                                      caracol ascendente como tú
piedras arriba
                   floresta arriba
ánimo arriba de ti mismo
sobre caletas o susurros
sobre cuerpos de fogosas salamandras

 


XI
 


Escribo sobre ti
y así no escapas
                          Anticipo tu misterio

La bahía
              diadema engastada
se alza en andamios de la muerte

Veo la colina de los hibiscus
aspiro la noche
                         y perdura inalterable
cuando tú
                 incierto navegante
llegas a puerto
con la ganzúa prendida de acertijos
de cábalas humeantes

   tú
       mi as de espada
transfiguración de Dios ocupado de sí mismo

Errante como soy
esquivo la luz
Llego a ti
pero adviertes
que el dolor clava el marfil
bajo mi yugular que sobrevive
y vuelvo a embestir
                                pluma en ristre
sobre recuerdos que la imaginación reposa
en espacios del riesgo
donde caía
                    antes de tiempo
                    desliz en suerte
                                        —¿pero es el caso de transcribir
                                                            la propia página?—


Imagino buques en recalada
naves de eslora inexistente
                                            naufragio de la oscuridad
Y en esa visión te arraigo
                                        una vez más
rasgo el velo
                    lienzo de misterios
                                        —¿pero quién renuncia al
                                        poder de la manada?—

Por los montes
asciende ya el vaho opalino del océano
y me pregunto
si bajo el mismo manto
el mensaje llega
si te libera o te tortura
si en el curso de los planetas
presientes la fragilidad de la carne
la minúscula extensión de nuestro tiempo
                                                                   feliz coincidencia
                                                                   aquí y ahora
en que atrapados
pasemos a formar
                             otro silencio

 

 

Celebración de la memoria

II



Hay en mí
                 restos de un continente devorado
En la carta de rumbos
                                   testimonios de vejez larvada

Riscos
Páramo
Mar en lecho
El tiempo diluido en el piélago

iv

   

Para evitar los males que llegan del océano
hizo levantar una colina de sal
Sobre ella
sus cancerberos otean el horizonte
                                                         y aúllan a la luna


    te aguardan

 
 

Los amantes de Malta


I


Érase una reina guerrera
que vestía su desnudez con perlas negras

Érase que montaba vigilancia sobre las islas del reino
en un altivo grifo de la Argalia
y tomaba para sí los marinos más apuestos

                                          ¡Con mayor crueldad morían

 

III


No era fiable

La soberana mudó de bando
en medio de la guerra

Amaba a uno
Desposó con otro

Abrazaba así la fe cristiana


iv


Cayeron en el abandono
Nadie osó ceñirse la corona
                                             Languidecían

Sensibles como eran al silencio
                                                  huyeron los grifos

Derrumbado el reino
                                 en su decadencia
ya no exterminan a los náufragos

                                          Decidieron procrear hijos varones

V


La reina infiel vive a la orilla del ocaso
Frente a espejos de azogue trenza el pelo
hincha los carnosos labios
Aroma de lavandas
arropa su túnica magenta

Afuera
           sobre el primer peldaño de la noche
un grifo aguarda
para llevarla a las tinieblas

 

xii


Amanece
               Otra barca
               al encuentro de Malta

Ella abre sus brazos
al amor clandestino


xiv

 

Aguardó la soberana
en la ruta de Medina
Ocultos se rinden al amor
El placer es vértigo
donde han sido atrapados
Deciden prolongar su éxtasis
                                      Ahora mismo se entregan a la muerte
 

 

El desierto jubiloso

(Fragmento)

Mar adentro
una hebra de humo
supone derroteros apacibles
y los vahos de octubre ondulan el paisaje terreno
entonces
       olvida a los hombres insuficientes que denostaron esta   
                                                                                      [zona
Acude al cronista
                           "¿qué desean de nosotros?"
porque hemos formulado nuestro decreto
                                                                   sabio y justo
al observar las leyes de la errancia
y sostener el régimen de las tentaciones

Marcha así por el señorío de las especies prófugas
                                                      tras los volcanes del golfo
cuando el cíclope atiza su fragua
y el cuarzo despedazado chorrea iridiscente
                                                                      ladera abajo

Cuando los hombres ávidos
llenan alforjas con mica o metales y piedras inútiles
y las placas de basalto asoman uñas
en territorios del diluvio

Marcha luego entre los fermentos de la memoria
en las hondonadas agrestes
ahí donde los osarios blanquean sin virtud
y el bosque de áloes luce vástagos
donde el cráneo de un alucinado bovino
asila escarabajos cornudos
ante la mirada de los camaleones
                                                      siempre apócrifa

Marcha sobre el tumulto de las hormigas
y el cuerpo perforado de un ser irreconocible
                                                           en su último espasmo
sobre mantos de grava que sublevan al silencio
y huye por los desfiladeros
perturbado por el gemido de sabandijas baldadas
                                                  en su ayuntamiento múltiple
por la escolta de altos nimbos
                                  en la insurrección del día sin sombras
por el sueño siempre famélico y alado
del peón de vallas que incita con sus tenazas
el pezón extenuado de la compañera

Para ellos canta
                           A ellos
al que clasifica flores de origen incierto
al rastreador de caminos reales
al solitario custodio de antenas
al buscador de saetas de obsidiana
al vecino de aldeas anónimas
al emisario de las raíces mágicas
al que persigue artefactos caídos del cielo
al trazador de invisibles rutas que a cuestas lleva un
                                                                        [teodolito
al explorador de vetas engañado con sedimentos y espato
al que prepara alimentos insólitos en láminas ennegrecidas
al inspector de salmueras en el canal de amargos y al que
                                              [criba sus gemas sin desfallecer
al cosechador de damiana
al memorioso guía de cuevas y petroglifos
a la viuda insomne que espera al marido
al vendedor de abalorios y almanaques caducos
al cicatrizado por víboras en celo
al desterrado sin queja
al que se atreve en transportes desvencijados
a la ramera trashumante
al que mide los relevos siderales desde tiendas inhóspitas
A ellos
           Para ellos canta