De Fuentes
 

La quincuagésima
La sexagésimo sexta
La septuagésimo sexta
La septuagésimo séptima


La quincuagésima

 

gritos que son ángeles
lavar la ropa tenderla esperar
                                               son ritos
sonrisas del mercado cómo quisiera compraros
hay arcos de luz del sol que apresan la conciencia
y entonces ya nada se sale se sabe todo
lo mismo que se ve se sabe
                                            nada hay ya que atar
el coro canta
pífanos trompetas y zampoñas
                                                    caramba
he dado más vueltas de lo necesario
desandando el tiempo hasta el amor se nota
que ha pasado el tiempo
                                        bagatelas al fin
que no somos sino brizna
y en llegando
                      de más arriba de las cabezas
                                                                    ángeles
imaginan
que ensordecen deslumbran atosigan colman
los corazones

 


La sexagésimo sexta

 

Haz de cuenta que esta piedra que es la vida
tuviera no muchas sino pocas caras
                                                          y tuviera
superficies lisas y texturas suaves
con qué gusto entonces contáramos el devenir
de esta pedrea
                       como niños contentos en recreo
y viéramos que cualquier cosa si es de piedra
es buena para arrancar a platicar de cosas
que a nadie le interesan
                                      pero son jugosas
como el día
                    la pasión
                                   el buen cansancio de estar
ante el ojo implacable de uno mismo
a la hora de hacer la obligación adulta
de mirar al mundo
                              con ojos ostensibles
habría de ser distinta la manera de tomar una piedra
de abrazar la tierra
                              de beber el agua
                                                         de sentir
el buen aire que sopla sobre nosotros de mil modos
su mayor y mejor sabiduría

 



La septuagésimo sexta

 

de dónde nace el fuego

vasta luz
               basta candente luz déjame pensar de dónde
cómo he de sacar en claro nada entre tanta claridad

de la rajada primera del oculto corte del medio de la carne
de mujer
               ya sé de dónde
                                        de un ojo que puede construir
lo que no ve

perdona que pregunte pero quién puede tragarse
el saber lo que sabemos y decir
                                                   yo sé de dónde

para mí que no hay más que acercarse
como quien se asoma al lecho de los astros
a esa cosa imponderable comible trajinable para que todo
estalle y se haga fuego
                                     entre una algarabía de pelos
olores y sabores
disculpa lo sencillo
                                el acientificismo
                                                            la sonrisa
la luz viene en espiral de adentro del centro de la mujer y
nace el fuego

 


La septuagésimo séptima

 

pues todo hacia un limitado fin
                                                   se encamina
la cabra la piedra la estrella el paso decidido todo
un fin próximo y sabido
                                         al migajón
                                                           a la pulga
                                                                           al agua
¿al agua dije?
                    ¿se acabarán el agua el fuego y el viento y
la tierra?
mucho más pronto que la sorpresa de imaginarlo

el libro el beso
la sonrisa
                         la marca de los labios y qué casualidad
también la vida
y no digamos la propia
la que observa
la que mide
la que constata
                       que no es más que un hilo recortado a la
mitad y a la mitad y a la mitad

mas hay un fin otro
un fin fin del que nadie tiene informes
                                                                 qué monserga