De Tambor interno
 


[Fuimos niños]


Fuimos
                niños náufragos
                                             de algo.
Adolescentes
                       náufragos.
Pero ahora las banderas
                                        las izamos nosotros
                              y movemos
                                                          nosotros
                                                          los timones.
Absurdo es dejar
                            que el tiempo pasado
                                                   nos detenga.
Tenemos la vida toda abierta.

Se comprende
que pueda ser oscura,
                     pero en las oficinas,
                                      los conventos
                                                     las crujías;
oscura en los libros
                                 o en los consejos,
pero no en la calle.

Porque en la calle se sufre
                                   de hambre,
                                                     de frío,
                                                         de policías,
pero a la luz,
                      abiertamente,
mano a mano con todos.

La fe
           llueve
                      en la calle
y anda el amor
                         juntando
                                         muchachos y muchachas.

Mueran los que no creen
                                        que la vida
                                               se construye
                                                           a cada instante
y es hermosa.

Mueran. O sean condenados
a un millón
de latigazos
de esperanza.

Y los que en vida
                            se casan con la muerte,
y los cobardes
                        que esperaron la nueva generación
                                   para acostarse con vírgenes,
y los que escriben
de cómo encontrar
                              para el amor
                                                  a la persona justa.

Mueran los que esperan sentados
                                        que el tiempo
                                                 lo resuelva todo.

Nosotros
               —hablo por mí
                                        y por todos
                                                          los que quieran—
menores aún
                     —comparativamente—
hemos de exceder en estatura
                                               a las estatuas.

Han de venir,
                      cuando muramos,
quienes crecerán lo doble de nosotros,
hasta que el hombre
                                     alcance
                                 su total tamaño de hombre.

Nos importa nuestra vida.
Somos el poema-arma contra todos los estorbos:
                              los abuelos,
                                     los cánones,
                                           el régimen,
                                             el way of life
                                                        que nos imponen;
contra el odio destilado
                                      que vuelcan
                                           en nosotros
                                                    los mayores.

Creemos en los hombres
que se abren la camisa,
                                      sin vergüenza,
para que se sepa
                           bien
                                  con quién se trata.

Somos los dueños
                   desde la segunda mitad
                                              de este siglo
                                                         hasta la muerte.

Somos los inventores del amor sonoro.
                                        Los amantes del amor sonoro.

Arriba, amor,
irrumpe en la calle
                               y haz lo que te toca