[perseveras con la tenue certidumbre
    de tu cuerpo]

 


perseveras con la tenue certidumbre de tu cuerpo
y el típico latir de la hojarasca
cuando abandona el tronco
sin llegar aún a nada

alguna vez creíste que todo podía ser por el Jaguar
que en todo caso
había un legendario amor por los trasgos
en ese yacer como aunque sólo fuera sombra
como por ejemplo la de los caídos en el campo de
        batalla
y que también por ejemplo haces a un lado
porque de poco te ha servido ser hijo y nieto de
        guerreros
vedado que estás incluso
a la endemoniada verdad
del colchón de la soldadesca

lindo como quien linda con la abulia
apenas podrías preguntar qué pasa con las banderías
sin que los humores y ardores parezcan
hacer el más mínimo tímido chasquido
por lo que ya a estas alturas de tu dudoso vuelo
sospechas firme la ausencia de suelo firme
que algún desvarío debe de haberte dictado
en calidad de falacia con rostro humano

con el respeto que se debe al hermano
ni primero ni último del Primer Cadáver
al alma húmeda que nada parece atraer
aunque siempre estén por ahí el imán de Tales
y quién quita que la misma Xtabai
además de toda la caterva de dioses enceguecidos
muertos hasta ahora
que alojas vivos cuales fieras
o simplemente como ojos de arena
que han visto todo en ese nombre
Etiopía que te dice todo
hasta la raíz de la cabecera y sus cenizas

Pero con esas manos de humo que te gastas
no puedes acariciar las joyas subterráneas de tus
        pueblos
menos aún atesorar revoluciones
de unas cuantas siglas y sangre considerable
a la vez que infieres
que nunca estarás en la Corte de los Milagros
y ya te sientes extranjero hasta en tu crómlech
al tiempo que desconoces (contradicho) otra patria
por lo que haces como que vives
sin religión ni filiación
como no pueden vivir en fin ni los ángeles
ni aprecias el silencio atávico del Macho Cabrío

y la caravana de unos siglos olvidados de Orión
pero cargados de pólvora y machetes
junto con el gigantesco túmulo inaugurado por Colón
sólo son para ti lecciones de humildad

apenas te mantienes
leal a lo que te sacó de un seno
de todo lo demás te abstienes
porque te atienes al axioma
de la fuga de la tierra
hacia tierras más mortales
erosión de la pisada estéril sobre los sólidos
pero también debilidad como la tuya
endeblez de la arenisca
piedra sí
pero piedra (imperfecta) como tú



Fragmento de Falasha / Falaxa