Poesía estática

 

Ajeno a la evolución
es la profundidad del sabio,
los hijos y los nietos
no lo inquietan
ni lo apremian.

Defender opiniones,
actuar,
arribar y partir
son las señales de un mundo
que no ve claramente.
Ante mi ventana,
dice el sabio,
se extiende un valle
en el que se concentran las sombras
y dos álamos enmarcan la senda,
tú sabes... hacia dónde.

Perspectivismo
es otro vocablo para su estática:
trazar líneas,
continuarlas
según la ley de arabesco
-refulge el enramado-,
también las multitudes, los cuervos,
lanzados al rojo invernal del alba,

y después dejarlos caer...

tú sabes... para quién.