Herodes de Ática*


¡Qué gran victoria para Herodes de Ática!
Alejandro de Seleucia, uno de nuestros mejores sofistas,
llega a Atenas a conferenciar,
y encuentra la ciudad vacía;
porque Herodes estaba en la campiña,
con todos los jóvenes, que lo habían seguido
para escucharlo.
Alejandro le escribe una nota,
rogándole que regrese a los griegos;
y Herodes, con mucha inteligencia,
contesta de inmediato
"Con los griegos regreso yo también".
Cuántos jóvenes en Alejandría, en Antíoca o Beirut
(entrenados en el helenismo como futuros oradores),
cuando se reúnen alrededor de selectos manjares,
y conversan de sofismas o de sus amoríos,
a veces se distraen y quedan en silencio;
dejan los vasos sin tocar el vino,
mientras piensan en Herodes.
¿Qué otro sofista ha recibido este honor?;
tal como lo deseó, como lo planeó,
los griegos (¡los griegos!) le siguen,
no para criticar o rebatir,
ni siquiera para escoger;
simplemente le siguen.

1912


* Herodes de Ática (101-177). Fue un reconocido sofista de Atenas. A Alejandro de Seleucia se le conocía como "El Platón de barro". Ver: Aulio Gelio, Noches áticas, XIX (12).