Juliano viendo indiferencia*


"Tomando en cuenta que, entre nosotros
hay mucha indiferencia para con los dioses..."
—Habla con ademán grave—.
¡Indiferencia!, y bien, ¿qué esperaba?,
organizaba la religión como quería;
podía escribir al sumo sacerdote de Galatia
y arreglarlo todo,
o exhortar y guiar a otros igualmente importantes.
Sus amigos no eran cristianos, eso era seguro;
pero no podían, como él, presentarse abiertamente
profesando una nueva religión
—tan ridícula la idea como la aplicación—;
después de todo, eran griegos;
nada en exceso, Augusto.

1923


* Juliano, llamado el apóstata, emperador romano de 361 a 363 era cristiano pero fue atraído hacia el paganismo y la filosofía del antiguo mundo griego. La acotación que abre el poema es de una carta suya dirigida al Sumo Sacerdote Teodoro. La línea que cierra el poema es una máxima griega ("Meden agan", "Nada en exceso").