¿A qué sirve la belleza mortal?


¿A qué sirve la belleza mortal — peligrosa; pone a danzar
La sangre — la figura de oh-sellad-eso-así, despliegue
    de más altiva forma
Que Purcell tonada marca el paso? Ved: esto hace: calienta
El sentido de los hombres al amor de lo que es; lo que dice
    bueno — dónde un vistazo
Mejor domina que larga mirada, sin cara para mirar.
Aquellos hermosos muchachos otrora, recién llovidos
    en la tormenta de la guerra,
¿Cómo pues Gregorio, un padre, habría espigado otra cosa
    en la enjambrada
Roma? Pero Dios a una nación entregó la cara suerte
    de ese día.
    Al hombre, que adorar quiere y necesita bloque o piedra
        estéril,
Dice nuestra ley: Ama a los que de todo conocerse
    merecerían más amor;
La suprema belleza del mundo —los seres de los hombres.
    En hechura y rostro brilla el ser.
¿Qué entonces? ¿Cómo enfrentar la belleza? Sólo
    enfréntala; posee,
Hogar de corazón, el dulce don del cielo; deja luego, déjalo
    en paz.
Sí, mas desea eso, desea todo, la mejor belleza de Dios,
    la gracia.

23 de agosto de 1885