“My own heart let me more have pity on; let”


Mi propio corazón dejadme más compadecer; dejadme
Vivir con mi triste ser desde ahora bondadoso,
Caritativo; no vivir esta mente torturada
Con esta mente torturada torturando aún.
    Busco el solaz que no más puedo tener
A ciegas en mi desolado, que ciegos
Ojos en su oscuro pueden el día o la sed puede hallar
El todo de la sed en todo un mundo de agua.

Alma, ser; anda, pobrediablo ser, te aconsejo
Que, rendido, abandones; llama un rato los pensares
A otro sitio; deja campo de arraigo al consuelo; deja
    crecer el gozo
Dios sabe cuándo a Dios sabe qué; cuya sonrisa
No se fuerza, mira; antes a veces imprevistas — como cielo
Abigarrado entre los montes — alumbra una legua adorable.

1885