El Oxford de Duns Escoto


Torreada ciudad y ramosa entre las torres;
Cucosonante, campanambrada, alondrecida, cornevejada,
    río-rodeada;
El lirio de espigas policromas a tu pie; en esa comarca
    y pueblo
Otrora se encontraron poderes aquí contrapuestos y cabales.

Tienes allá una falda baja y ladrillada, amarga
La naturaleza vecina en que tu gris hermosura se asienta
Mejor; crecimiento sin gracia, has confundido
La rural costumbre rural — gente, rebaños y flores.

Mas ¡ah! de este aire que aspiro y que libero
Vivió él; estas hierbas y aguas, estos muros son los que
Frecuentó quien de todos los hombres más apacigua
    mi espíritu;

De lo real el devanador de vena más rara; una sin
Rival percepción, ya rivalicen Italia o Grecia;
Que incendió a Francia por María inmaculada.


Oxford, marzo 1879